We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Cambio climático, sí; suicidio, no: ¿quién fabrica los problemas sociales?

4 50 0
17.06.2019

Por desgracia o suerte, nuestra sociedad se debate entre infinidad de riesgos y problemas. Sin embargo, mientras unos pocos atraen con fuerza la atención de los medios, generando verdaderas alarmas, la mayoría de ellos permanece ausente de las noticias destacadas: sólo quienes los sufren, y sus familias, tienen plena consciencia de la gravedad. Asuntos como la violencia de género o el cambio climático acaparan todas las portadas; otros muchos como el suicidio o las enfermedades mentales graves no se encuentran siquiera en la agenda de la opinión pública.

Sin embargo, no es la gravedad de cada problema lo que determina su visibilidad social, sino otros elementos más circunstanciales y artificiosos. En España, el suicidio es la primera causa de muerte violenta por delante de los accidentes de tráfico y, con mucha diferencia, de los homicidios. Ahora bien, mientras los accidentes de circulación generan alarma intermitente, el suicidio se encuentra permanentemente ausente. Ni la opinión pública se muestra consciente de su gravedad ni las autoridades dedican grandes recursos a paliarlo. Y ello a pesar de que El Suicidio de Emile Durkheim (1897) fue el estudio pionero que inauguró el análisis sociológico. ¿Por qué ha caído el suicidio en la más absoluta indiferencia?

Tampoco causan gran preocupación los homicidios en general, quizá porque España tiene una de las tasas más bajas del mundo (0,70 por cada 100.000 habitantes). Pero existe un subconjunto de ellos que desencadena una desorbitada alarma mediática y social: los de mujeres a manos de sus esposos (51, el 43% de los homicidios de mujeres y 16% del total). Los medios no sólo informan con todo lujo de detalles morbosos; llevan además una detallada contabilidad, asignando números de orden. De ningún modo puede restarse gravedad a estos hechos, pues cada uno implica una tragedia para la afectada y su familia, pero si tanta indignación produce la pérdida de una vida ¿por qué los homicidios de mujeres a manos de otras personas y los homicidios de varones alcanzan, generalmente, una relevancia mediática y social nula? ¿Por qué algunas muertes se convierten en problemas sociales de proporciones colosales y otras caen en el más absoluto desprecio?

En Creating social problems (1977), Malcom Spector y John Kitsuse sostienen que la relevancia que la sociedad otorga a cada problema no depende de su gravedad objetiva, porque a lo que el público presta atención no es al problema propiamente sino al relato que se construye a su alrededor. La........

© Vozpópuli