We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Argentina. El mundo de Alberto, o cómo cuidar al país ante Donald

3 1 0
08.11.2019

Los autos circundaron el Zócalo, esa infinita Plaza de la Constitución diseñada en el lugar exacto que ocupaba el centro de Tenochtitlán, capital del imperio Mexica hasta que Hernán Cortés lo destruyó todo, en especial las vidas de mujeres, hombres y niños, en nombre de la corona de Castilla y de la ambición que caracteriza […]

Los autos circundaron el Zócalo, esa infinita Plaza de la Constitución diseñada en el lugar exacto que ocupaba el centro de Tenochtitlán, capital del imperio Mexica hasta que Hernán Cortés lo destruyó todo, en especial las vidas de mujeres, hombres y niños, en nombre de la corona de Castilla y de la ambición que caracteriza a los imperios, incluso en sus formatos actuales. Se detuvieron frente al Palacio Nacional que aloja las oficinas presidenciales, hoy ocupadas por Andrés Manuel López Obrador, construido sobre una parte del palacio de Moctezuma Xocoyotzin, el gobernante derrotado, y la comitiva entró por el portal lateral.

El visitante, Alberto Fernández, mandatario electo desde el 27 de octubre por la ciudadanía argentina, habrá sentido el impacto que genera el mural de Diego Rivera, estampado sobre el cubo de la escalera principal, cuando su anfitrión, Andrés Manuel López Obrador,Presidente de los Estados Unidos Mexicanos desde el 1 de diciembre de 2018, lo condujo del brazo hasta el lugar.

Durante 22 años el pintor se dedicó a narrar la epopeya del pueblo mexicano, para que todos la conozcan y nadie la olvide, a través de imágenes dirigidas a una población en ese momento mayormente analfabeta.

El fresco monumental transita desde la cultura tolteca prehispánica y las enseñanzas de artes, oficios y leyes justas por parte del sacerdote Quetzalcóatl; atraviesa la decadencia posterior a la conquista, el daño causado a través de las armas, de la evangelización y la Inquisición, hasta la transformación de una sociedad capitalista en una socialista, por medio de la lucha armada de campesinos y obreros contra las burguesías mexicana y extranjera, con el remate de la imagen de Carlos Marx señalando, a través de un campesino, un obrero y un militar, el proceso de igualdad que, según el filósofo y economista y el propio pintor, posibilita la construcción de un Estado socialista que beneficie al pueblo.

Después, a los bifes, más bien a las enchiladas presidenciales, deleite de ese dirigente de 65 años, nacido en Tepetán, en las honduras del estado de Tabasco, que a todos convida sin preguntar si “gustan” de ese plato elaborado con tortillas de maíz bañadas en alguna salsa picante y rellenas o acompañadas de carnes de pollo, pavo, cerdo o vaca o de queso, en este caso con un huevo frito y regadas con café y agua fresca.

El diálogo previo, pactado en 40 minutos y estirado a 70, fue privado, sin agenda ni protocolo, ya que Fernández tomará posesión del cargo recién el 10 de diciembre. Ni el argentino propuso la construcción de un “espacio progresista” regional, ni López Obrador se refirió a la posibilidad de revisar los vínculos comerciales, con la idea de recrear algunos mecanismos que funcionaron en el pasado, sobre todo en lo referido ala fabricación automotriz.

Para eso están los ministros, vigentes o futuros, sin ir más lejos, el canciller Marcelo Ebrard, Juan Tomás Monegro, viceministro de Desarrollo Industrial, y el Subsecretario de Industria y Comercio, Enrique Acevedo, por el lado mexicano; Felipe Solá, Cecilia Todesca y Matías Kulfas por el argentino, que tuvieron sus reuniones con quienes correspondía, y no de apuro sino planificadas.

Los bifes son argentinos, los porotos…

Los mensajes positivos comenzaron horas antes, cuando López Obrador aprovechó su «mañanera» rueda de prensa de las 7, antes de arrancar su jornada de trabajo, para adelantar que su gobierno procurará “ayudar en la adquisición de bienes que se producen en la Argentina, para que el pueblo de Argentina con su nuevo gobierno enfrente la crisis económica y pueda haber crecimiento y bienestar”.

Fernández reconoció durante su propia conferencia de prensa en que los medios mexicanos lo trataron como el presidente inminente de un país de peso regional y los enviados argentinos como a un agente de bolsa con información calificada sobre la duración del “cepo” macrista a las divisas masivamente fugadas hasta el día mismo de la derrota electoral de Cambiemos.

La muestra nimia del absurdo intencionado estuvo en la repregunta sobre ese tema formulada por Clarín para insistir con la duda de La Nación y buscar la tapa de la jornada.........

© Kaos en la red