We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

¿Por qué el alcohol sí y el cannabis no?

21 0 0
15.02.2019

En el año 2016, hubo 452.000 muertes vinculadas al uso de drogas, según la Organización Mundial de la Salud. De ellas, el 19,1% fueron causadas por los opiáceos, el 1,9% por la cocaína, el 1,2% por anfetaminas y el 9,6% por otras sustancias. A su vez, el 44,5% de todas ellas (más de 200.000 muertos) se debió o a una cirrosis o a un cáncer de hígado, ambos relacionados mayoritariamente con el abuso del alcohol. El resto de la mortalidad vinculada al uso de drogas se debía al VIH/sida o a las autolesiones.

Como vemos, ninguna muerte es directa o indirectamente atribuible al consumo de cannabis. Y no porque la popularidad de esta droga sea minoritaria en nuestras sociedades: de hecho, se trata de la sustancia ilegal más extensamente consumida a lo largo y ancho del planeta. Solo en 2016, 192,2 millones de personas -el 3,9% de la población mundial entre 15 y 64 años- consumieron cannabis; en contraste, 34,3 millones de personas (el 0,7% de la población global entre 15 y 64 años) consumieron opiáceos; 34,2 millones tomaron anfetaminas (0,7%), y 18,2 millones consumieron cocaína (0,4%). En el caso de España, el 35,2% de los ciudadanos reconocía haber consumido cannabis en algún momento de su vida; el 20,8%, opiáceos; el 10,3%, cocaína; el 4%, anfetaminas, y el 91,2%, alcohol.

Fuente: OMS

A........

© América Economía