We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Oposición incendia la democracia en Bolivia

3 0 0
21.09.2019

García Linera (izq.) y Morales en el acto de este sábado. Foto: Christian Calderón/ La Razón Digital.

Una combinación de discurso medioambientalista y la defensa del resultado del referéndum del 21 de febrero de 2016, cuando se rechazó la propuesta de cambio de un artículo de la Constitución, para habilitar a Evo Morales para las elecciones de 2019, forma parte de la estrategia opositora para generar un ambiente de convulsión social hacia el 20 de octubre.

El fragmentado y heterogéneo bloque opositor de derecha encuentra en su ataque, cada vez más punzante y violento, a la democracia y a la institucionalidad del Estado Plurinacional, el punto de convergencia de su abierta oposición a la continuidad del Proceso de Cambio y del presidente Evo Morales.

Dos hechos de envergadura, aparentemente desconectados, se han encargado de confirmar los alcances de su estrategia general: los focos de incendio que afectan al bosque seco de la Chiquitania y, por otra parte, la violencia física desatada por destacamentos juveniles, cuasi paramilitares, contra militantes del MAS en la ciudad oriental de Santa Cruz y la quema de una sede de campaña oficialista en la subtropical parte sur de los Yungas de La Paz.

Los llamados a que el gobierno decrete desastre nacional a partir de los hechos de la Chiquitanía y la convocatoria a un paro indefinido a partir del 10 de octubre para que los vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE) renuncien, son apenas los pretextos o motivos aparentes para incendiar la democracia boliviana. La causa principal es que Evo Morales está en camino a conquistar un nuevo periodo de gobierno.

Los incendios en la Chiquitania, que forma la zona de tránsito entre el Chaco y la Amazonía, todavía no alcanzan a ser controlados a plenitud, a pesar de los esfuerzos desplegados con recursos propios y con el apoyo de la comunidad internacional a la que el gobierno no se ha negado nunca en la medida que sea canalizada a través del Estado y en el marco del Acuerdo de París.

Dos factores juegan en contra para aplacar el fuego: por un lado, la estructura seca del suelo de esa región y los fuertes vientos. De cerca de 10 mil focos de incendio en el peor momento, se bajaron a menos de mil hace una semana, pero el viento volvió a reavivar muchos. Pero, por otro lado, algunos sicarios o militantes de la extrema derecha, actuando sigilosamente bajo la forma de columna guerrillera , son los responsables de reavivar el fuego en aquellos lugares donde se estaba extinguiendo o bajando de intensidad, o iniciando nuevos focos de incendios. Contra las causas naturales, se redoblan esfuerzos con grandes aviones bomberos –de origen ruso y chino, así como el Supertanker contratado por el gobierno-, el despliegue de más de 7 mil bomberos, militares y voluntarios de distintas procedencias. Contra lo segundo, las acciones del Ministerio Público han resultado insuficientes ante la falta de información contundente de los aparatos de inteligencia. Lo cierto es que en esa amplia zona afectada la gente sabe –unos como colaboradores de la derecha, otros como ciudadanos que respaldan al gobierno-, que pequeños grupos siguen haciendo su trabajo para provocar incendios.

El inicio y la propagación del fuego con alta intensidad en esa región le ha caído a la oposición como anillo al dedo. Con cierta habilidad se ha montado en el hecho y,........

© Cubadebate