We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Collage Trigésimo Tercero sobre Rómulo Betancourt

2 2 0
07.10.2020

(Llegó la Dictadura: la Resistencia, el Exilio –IX-)

En el mes de enero de 1955, Nicaragua agredió militarmente a Costa Rica. Los invasores fueron respaldados por el dictador Marco Pérez Jiménez con el envío de aviones militares de Venezuela, lo que dio lugar para que el gobierno de José Figueres solicitara la intervención de la OEA.

Rómulo Betancourt gestionó el pronunciamiento de los Parlamentos de varios países latinoamericanos contra la acción armada auspiciada por la dictadura de Anastasio Somoza a un país democrático. En ese sentido, el 19 de enero le dirigió una carta al senador chileno Eduardo Frei Montalva, en la que exponía: “Es obvio que no se ventila un pleito personal entre Figueres de un lado y del otro el binomio guapetón de Somoza – Pérez Jiménez. Están en pugna dos sistemas de gobierno y dos concepciones de filosofía política… Parece necesario que la opinión democrática americana diga su palabra… Imagino que apreciarás la utilidad e importancia de este acto de presencia parlamentario en esta escaramuza más que se libra en América entre dictaduras y democracias” (1). Criticó a Estados Unidos por proponer que la decisión a tomar por la OEA fuese por unanimidad, lo que se tradujo en la falta de pronunciamiento.

El 2 de mayo del mismo año 1955, Venezuela se retira de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Desde el 26 de abril se realizaba en Caracas la V Reunión del Comité para la Industria del Petróleo organizada por la OIT. En la sesión inaugural, el representante de los trabajadores, el holandés Adrianus Vermeulen, denunció la disolución de la CTV, el cierre de las Federaciones gremiales, la intervención de sindicatos mediante directivas leales al gobierno, la prisión y exilio de dirigentes sindicales, y la supresión de las libertades públicas.

Como Venezuela exigía que Vermeulen, expulsado a Curazao, se retractara de sus palabras, la OIT suspendió la Reunión y el Ministro de Relaciones Exteriores, Aureliano Otáñez, retiró a Venezuela como miembro de ese organismo. Betancourt enjuicia el episodio desde la perspectiva de los negocios petroleros, así: “Ensoberbecido como está (el Gobierno) por la amistosa deferencia de las Cancillerías de Washington y Londres, que bajo las rectorías Republicana y Conservadora tanto se complacen con la política colonialista de petróleos tolerada ahora en Venezuela, no se mide en sus desplantes y exabruptos. Irrespeta y viola compromisos multilaterales solemnes; hace mofa y escarnio de los organismos mundiales y regionales. Y mientras continúe permitiendo la explotación incontrolada del subsuelo por el cártel petrolero, no se vislumbra la posibilidad de que las organizaciones internacionales insinúen la más leve crítica a su conducta desafiante. En la balanza donde los actuales gobernantes de influyentes Estados de Occidente pesan sus preferencias, el petróleo crudo inclina más el platillo que los ingrávidos principios de moral política internacional” (2).

El 21 de mayo de 1955 muere Andrés Eloy Blanco en un absurdo accidente automovilístico en la ciudad de México. Los exiliados políticos realizaron la noche del día anterior en esa ciudad un homenaje al gran conductor democrático Alberto Carnevali, con motivo del segundo aniversario de su fallecimiento. Allí habló Andrés Eloy. Fue la última vez que en su boca de orador egregio floreció un discurso. Evocó la memoria de su insigne compañero de militancia política y destacó los valores de la fe y la disciplina en la lucha que se libraba contra la dictadura que martirizaba a la patria. Ante su féretro, allá en México, el gran poeta español León Felipe, habló:

“¡Aquí no ha muerto nadie!

Al que vamos a enterrar es un poeta… Está ahí tendido… pero no está muerto

¿Está mudo?… ¡No está mudo!

Un muerto no habla ni canta…y este poeta sigue hablando y cantando.

Todo gran poeta sigue hablando y cantando después del salto mortal…

Y si este poeta habla y canta… ¡no está muerto!

Días después, el 16 de junio, Rómulo Betancourt, que se había trasladado a México para asistir a las exequias del poeta, recibió la visita de un alto funcionario de la Seguridad Federal Mexicana, Gilberto Suárez Torres, quien le previno que había sido descubierto un plan para atentar contra su vida, que iba a realizarse en el aeropuerto donde esa misma noche debía ser embarcado para Venezuela el cadáver del poeta Andrés Eloy Blanco. Varios detectives le fueron asignados a Betancourt mientras permaneció en tierra mexicana.

El 10 de julio de 1955 muere en Quilpué, Chile, Valmore Rodríguez, víctima de una afección cardíaca. Era Presidente del Congreso Nacional cuando ocurren los sucesos del 24 de noviembre de 1948 que culminan con el derrocamiento del Gobierno Constitucional de Rómulo Gallegos. Se traslada a Maracay, donde el sector militar no se había plegado al golpe, y en acatamiento a lo previsto en la Constitución, en su condición de Presidente del Parlamento, forma y preside un gobierno provisional, pero poco después fue........

© Noticiero Digital


Get it on Google Play