Si alguien pensó que un descalabro electoral de 24% haría reflexionar a un gobierno derrotado por ese margen apenas a seis meses de haber iniciado su período, los mensajes de días pasados lo habrán desalentado.

Los discursos oficiales no solo eluden el hecho político de la derrota con retóricas ingeniosas del tipo “un gobierno no puede sentirse derrotado cuando el pueblo se pronuncia” o invocando la fórmula leninista de “un paso atrás y dos adelante”, que no es otra cosa que decir que la derrota electoral no cambia el carácter irreductible de las propuestas refundacionales de Apruebo Dignidad, ignorando -cuando no ofendiendo o menospreciando- la voluntad democrática de las mayorías.

Para mayor abundamiento, desde el oficialismo se insiste desde tribunas internacionales en la explicación octubrista de la situación del país, en particular se valora el estallido social como el momento del cambio cualitativo, la respuesta a “30 años de políticas que profundizaron la desigualdad” convirtiendo a Chile “en el país más desigual del mundo”.

No sirve solo reconocer que “otra cosa es con guitarra”. Se afirma majaderamente un diagnóstico falso, en contraposición a todos los estudios que muestran una reducción de la pobreza en la década de los noventa y de la desigualdad en el país a partir del 2000, y se persiste en la denostación de la obra de los aliados del socialismo democrático, que son los que, tras la derrota del plebiscito, se han hecho cargo de los platos rotos.

Afortunadamente, el país pareciera venir de vuelta de esas lecturas auto flagelantes y catastrofistas; pareciera que vuelve a valorar lo que hemos avanzado en democracia y lo que queremos conservar. Sin embargo, la falta de reconocimiento de la realidad política, la desorientación tras la “batalla de las batallas”, puede a llevar a la repetición de un fenómeno muy negativo y peligroso que ya se produjo en 2019 y 2020 cuando el gobierno de Sebastián Piñera dejó de ser relevante: el parlamentarismo de facto.

De hecho, algo así parece estar ocurriendo en relación a la aprobación del tratado TPP-11, donde el senado se dispuso a aprobarlo sin esperar a Apruebo Dignidad; algo similar ocurre con las negociaciones relativas a la continuidad del proceso constituyente donde la Segpres quedó como observador y no sería extraño que proyectos de ley que ya han sido despachados por la Cámara de Diputados o duermen largamente en Valparaíso (como por ejemplo, la reforma previsional, la ley de patrimonio cultural y diversos proyectos relativos a la seguridad pública), revivan más allá de la voluntad del gobierno.

La traumática derrota electoral no ha terminado de asumirse. De hecho, el oficialismo parecía preparado para el triunfo del rechazo pero por diferencias como las que marcaban las encuestas. Su plan era el que ejecutó, es decir, cambiar el eje del gobierno hacia el socialismo democrático, que ya tiene bajo su responsabilidad no sólo la conducción política sino también las áreas de seguridad pública, la hacienda, las relaciones con el parlamento, la defensa, el urbanismo y las relaciones exteriores. Lo que no se entiende y requiere una explicación es cómo los protagonistas de los 30 años que llevaron al país al desastre denunciado por el embajador en España, son los que ahora están a cargo de salvar al gobierno.

El ministro de Hacienda está de visita en Nueva York en encuentros con inversionistas, para atraer capitales a Chile. “Se ve que va a tener la oportunidad de corregir algunos de los factores que dificultaron o debilitaron a la Convención Constitucional”, dijo.

El movimiento Amarillos, liderado por Cristián Warnken, está ultimando los detalles para su lanzamiento como partido político este viernes, en un evento que se realizará en Santiago y contará con la participación de más de 100 personas, quienes firmarán los documentos legales de la iniciativa.

El crecimiento del partido ha sido exponencial desde la inscripción del Presidente Gabriel Boric como candidato. Hoy, son el cuarto partido con más militantes y están ad portas de incorporar a dos movimientos en sus filas.

El ministro Mario Marcel jugó un rol importante en la decisión del Presidente de nombrar en Interior a Carolina Tohá, con quien ha trabajado junto en varias ocasiones. Marcel venía defendiendo una mayor sintonía entre el equipo económico y político para enfrentar dos desafíos que ambos estiman clave: seguridad e inversiones. La votación del TPP11 […]

El doctor y ex ministro de Salud de Piñera, Enrique Paris, presidente del Instituto de Políticas Públicas en Salud, de la Universidad San Sebastián, valora el anuncio del gobierno de flexibilizar el uso de mascarilla y pase de movilidad: “Es una medida adecuada, gracias a todo el trabajo que se hizo con anterioridad”.

QOSHE - ¿Hacia un nuevo parlamentarismo de facto? Por Ricardo Brodsky - Ex-Ante
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

¿Hacia un nuevo parlamentarismo de facto? Por Ricardo Brodsky

5 79 1
22.09.2022

Si alguien pensó que un descalabro electoral de 24% haría reflexionar a un gobierno derrotado por ese margen apenas a seis meses de haber iniciado su período, los mensajes de días pasados lo habrán desalentado.

Los discursos oficiales no solo eluden el hecho político de la derrota con retóricas ingeniosas del tipo “un gobierno no puede sentirse derrotado cuando el pueblo se pronuncia” o invocando la fórmula leninista de “un paso atrás y dos adelante”, que no es otra cosa que decir que la derrota electoral no cambia el carácter irreductible de las propuestas refundacionales de Apruebo Dignidad, ignorando -cuando no ofendiendo o menospreciando- la voluntad democrática de las mayorías.

Para mayor abundamiento, desde el oficialismo se insiste desde tribunas internacionales en la explicación octubrista de la situación del país, en particular se valora el estallido social como el momento del cambio cualitativo, la respuesta a “30 años de políticas que profundizaron la desigualdad” convirtiendo a Chile “en el país más desigual del mundo”.

No sirve solo reconocer que “otra cosa es con guitarra”. Se afirma majaderamente un diagnóstico falso, en contraposición a todos........

© Ex-Ante


Get it on Google Play