We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Otras notas sobre la naturaleza del poder chavomadurista

4 7 1
22.04.2022

“…en la moderna sociedad de masas… el partido estatal único se ha convertido en un elemento tan indispensable como el sistema pluripartidista en el Estado democrático constitucional. El partido único es la grapa organizadora que mantiene sujetos a detentadores y destinatarios del poder y sin él la moderna autocracia es incapaz de acción”. Karl Loewenstein. Teoría de la Constitución. Editorial Ariel SA. Barcelona. 1986, pág. 95.

No es la primera vez que intento echar luces sobre la ontología del régimen chavomadurista y, si bien antes afirmamos que se advierten en su fenotipo rasgos de populismo, militarismo, ideologismo, también se percibe y desde su irrupción en la política nacional, a modo de mutante que ha venido decantando su forma y expresando su fondo progresivamente.

Algunos que nos leen opinarán por las redes que de nada sirven estas reflexiones, si no son seguidas o precedidas de acciones concretas y eficientes para suplirlos e iniciar la reconstrucción del país, pero debo admitir que se ha hecho patéticamente y gravosamente larga su permanencia, ocupando ilegítima pero materialmente la institucionalidad, me refiero y aclaro, al chavomadurismo, aunque no veo para mañana la superación de este trágico y letal episodio de nuestra historia, y por eso creo pertinente seguir haciendo observación y diagnóstico de éste demoníaco poder, como diría Karl Loewenstein en sus sesudas y siempre vigentes consideraciones. Tal vez si los conocemos más hondamente, podamos exorcizarlos debidamente.

Un asunto que nos alude groseramente, impúdicamente, ominosamente e insultantemente en suma como ciudadanos y a nuestra pretendida democracia constitucional, sería esta comedia, por capítulos, que adelantó la ilegal e ilegítima Asamblea Nacional para la elección de los magistrados del ya usurpado Tribunal Supremo de Justicia.

Al parecer, se midieron fuerzas entre los factores dominantes de la nueva oligarquía que rige cada decisión que se toma y de acuerdo con los intereses de uno y otro. En el camino se denunciaron, acusaron, señalaron, de cada grupo sus excesos prevaricadores, el cohecho, y en suma la instauración de una justicia doble tarifada, por la pertenencia a una u otra camorra.

Incluso, de los menos autorizados por su historial de militancia en........

© El Nacional


Get it on Google Play