We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Prepárate, amigo socialista

1 1 0
17.01.2020

Cuando introdujiste en la urna una papeleta con las siglas PSOE o PSC, guiado por viejas querencias, fuiste víctima, amigo socialista, del timo de la estampita. Unos falsarios te hicieron creer que estabas votando al Partido Socialista Obrero Español o al Partit dels Socialistes de Catalunya, cuando en realidad esas letras eran solo el cebo urdido para hacerte morder un anzuelo envenenado con efectos retroactivos. Te remontaste por el túnel del tiempo a 1919 y caíste en el preciso instante en que una fracción del PSOE rompió con la Segunda Internacional socialista y se incorporó a la Tercera Internacional bolchevique. Actuaste, abducido, como si pertenecieras a esa fracción cismática, marxista-leninista, a pesar de que siempre la has aborrecido por su índole mortífera.

Desde entonces ha corrido mucha agua bajo los puentes. Hubo periodos en que los comunistas abrazaban a los socialistas hasta asfixiarlos en los frentes populares, y otros en que los tildaban de socialfascistas. Hasta que llegó Felipe González, sustentado ideológica y económicamente por la socialdemocracia alemana, y mandó parar. El Congreso Extraordinario del PSOE borró el marxismo, la autodeterminación y otras pamplinas del programa en septiembre de 1979.

Ese fue, a partir de entonces, tu partido, con sus virtudes y sus defectos. Muy distinto del partido que creíste votar en el 2019, cuando el Gran Felón ya lo había convertido, a tus espaldas, en una versión esperpéntica de aquel otro que se bolchevizó en 1919, cuando los idealistas todavía podían depositar sus esperanzas en la Revolución Rusa. Pero ya no. Los cien millones de muertos y la secuela de corrupción y miseria que dejó el comunismo allí donde imperó pesan como una lápida sobre su imagen. A pesar de lo cual sobrevive valiéndose de los más obscenos subterfugios para encaramarse en las cumbres del poder. Con la colaboración indispensable de salvapatrias inescrupulosos que le prestan su marca registrada y le sirven de tapadera.

Prepárate, amigo socialista. Ya están aquí. Llegan emboscados tras las estampitas que los timadores te vendieron como si fueran billetes de curso legal.........

© Libertad Digital