Las madres de los desaparecidos van cargando tanto dolor en sus días que no acabo de comprender cómo hacen para mantenerse de pie.

Las madres de los desaparecidos cobijan tan pena entre pecho y espalda en sus noches que no entiendo cómo están vivas al amanecer y siguen caminando cada hora.

Las madres de los desaparecidos tienen tan rota el alma que no sé de dónde sacan fuerzas para ir a meterse una y otra vez a los infiernos de las fosas clandestinas.

Las madres de los desaparecidos están tan muertas en vida que no sé cómo conservan la serenidad cada semana para coger una varilla e insertarla en la tierra hasta que el olor a muerte les invade las fosas nasales y les cancera la razón.

Las madres de los desaparecidos han llorado tanto-tanto que me asombra que sus ojos quemados por la desolación todavía puedan mirar ecuánimemente las cenizas de restos humanos que hallan jornada tras jornada.

Las madres de los desaparecidos han proferido tantos gritos desgarradores por la impotencia que arrastran que me dejan atónito cuando escucho las voces enérgicas y decididas que salen de sus gargantas laceradas.

Las madres de los desaparecidos tienen el corazón tan roto en millones de pedazos que no asimilo cómo remiendan esas heridas para seguir buscando a sus hijos a pesar de tanta impiedad de policías fiscales voceros alcaldes gobernadores y presidentes.

Las madres de los desaparecidos tienen el alma tan destazada que me han dejado anonadado cada vez que me han dicho que no les importan las amenazas de sicarios capos policías militares funcionarios y todos los que pretendan impedir que busquen a sus hijas e hijos al cabo que ellas como madres ya murieron bien muertas desde que fueron mutiladas de las vidas de ellas y ellos así que qué le hace que me maten más si estoy fallecida y soy difunta de mí misma aunque ahorita hable con usted.

Las madres de los desaparecidos se deshilachan tanto después de cada jornada de búsqueda estéril que me enmudece que horas después se remienden con un café a veces un rezo no sé para qué si Dios no hace nada y algo de pan o tortilla con huevo porque quién chingaos quiere comer señor si no sabe dónde está su hijo si vivo o muerto o torturado o decapitado o disuelto o quemado o violada su hija y luego descuartizada.

Las madres de los desaparecidos sepa cómo logran levantarse sin puntos ni comas en el alma para seguir denunciando la infamia con letras mudas que nadie quiere leer y voces insonoras que nadie escucha en los gobiernos y entonces ahí van de nuevo a buscar a sus hijos desaparecidos al territorio sicario donde ellas pueden desaparecer también como ya van varias compañeras que nos matan o desaparecen señor y aquí seguimos y andaremos hasta que ya no estemos.

Las madres de los desaparecidos han temblado de tantos miedos buscando a sus hijas e hijos bajo el sol y la luna y sin ella también que me resulta estremecedor cómo dejan de temblar en la lluvia o el frío de las búsquedas y arrecia su terquedad que es amor de mamás y les valen madres las amenazas de muerte del sicariato nacional porque ya le dije señor que yo ya no existo estoy muerta en esta pinche vida en este puto país de narcos y ahí siguen ellas desmembrando trágicamente lo que les quede de existencia desgraciada hasta que sepan qué les pasó a sus desaparecidos en este México de los cementerios clandestinos y los restos humanos anónimos y los gobiernos cómplices de capos y sicarios por sus omisiones y negligencias a la hora de la hora de su pinche santa muerte amén.

Sin puntos ni comas ni respiros como las vidas quebradas de las madres de los desaparecidos no hay más que de dos para arremeter contra esas mujeres devastadas o eres sicario monstruoso despiadado o eres un insensible político cuya estulticia es proporcional a tu carencia de piedad misericordia empatía justo como ésos que se llevaron a sus desaparecidos o sea perdón lectora lector pero para descalificar y ofender a las madres de los desaparecidos tienes que ser la misma bazofia narca que hay por aquí aunque algunos procaces dirían que eres la síntesis perfecta de la excrecencia humana.

BAJO FONDO

Así hubiera colgados, decapitados, encajuelados, ejecutados y todos los “ados” que contienen el sello inconfundible del narco, el gobierno capitalino encabezado por Miguel Ángel Mancera en el sexenio pasado negaba una y otra vez que en Ciudad de México hubiera crimen organizado, que estuviera asentado aquí. Nada valía: ni reportajes, ni investigaciones, ni narco mensajes, ni operaciones de los cárteles locales perfectamente documentadas por la policía y la procuraduría local. Nada. No hay crimen organizado, decía una y otra vez. Criticado severamente por quienes hoy son morenistas y antes fueron perredistas como el propio Mancera, mire cómo da vueltas la vida política: ahora son el gobierno de Martí Batres y la fiscalía chilanga, aliada de Morena, los que pretenden minimizar o invisibilizar actividades narcas en esta ciudad.

O sea que no saben de las ejecuciones que hay aquí, ni del mundo del halconeo que predomina en el Centro Histórico y tantas alcaldías, ni de los gobiernos paralelos de los cárteles locales que se dedican a extorsionar a medio mundo en el comercio y los servicios. Nada, no saben nada. Ni de los pactos que han tenido estos grupos criminales para esconder sus muertos al estilo El Salvador a fin de no calentar la plaza. Ni de la venta masiva de drogas en las zonas de bares, antros y restaurantes de colonias de todas las clases sociales. Nada. Tampoco saben de los desaparecidos que hay en Ciudad de México, asumo.

Bueno, ya que Batres y la Fiscalía están haciendo un Mancera descomunal con aquello de que aquí no hay lugares donde unos narcos quemen a otros narcos y los desaparezcan en cenizas o enterrados, o por medio de cualquier variante del museo del horror concebido por el crimen organizado, ahí les van unos datos del gobierno federal, SU gobierno federal:

-Personas desaparecidas en Ciudad de México desde 2018 y hasta este viernes 3 de mayo: 4,349. Cuatro mil trescientas cuarenta y nueve personas desaparecidas. Medio Auditorio Nacional lleno de siluetas de desaparecidos. Aquí, donde no hay crimen organizado, dirán que esos desaparecidos fueron abducidos por extraterrestres o que se esfumaron porque les gusta el escapismo (https://shorturl.at/qyCU4).

Del total mencionado líneas arriba, 1,564 son mujeres desaparecidas. ¿Dónde están? ¿Quiénes son esas mujeres cuyas desapariciones fueron denunciadas? ¿Víctimas del crimen organizado, o “nada más” de machos feminicidas?

Gobiernan los morenistas de hoy con la misma insensibilidad e insolencia que varios periodistas denunciamos en los Mancera Boys. No son iguales, son idénticos, aunque no recuerdo que Mancera vilipendiara a una madre de dos desaparecidos como Ceci Flores, sólo por el hecho de que denunció la existencia de un presunto crematorio narco.

Por cierto, si no era crematorio narco, ¿qué se quemaba ahí? ¿De qué son las cenizas? ¿De las que dejan Boys Scouts después de asar malvaviscos? Dijeron que los restos hallados por la buscadora de Sonora eran de animales. ¿Perros? ¿Quién iba a quemar perros ahí? ¿Por qué? ¿O es una nada graciosa metáfora del argot criminal que usan cotidianamente?

Quizá Omar García Harfuch, aunque claramente no lo quieren mucho por ahí, pueda orientarlos para que hagan un buen trabajo policial.

TRASFONDO

La risa de origen estulto amuralla la estulticia.

Los malvados son tan malvados que creen que sus perpetraciones son buenas.

jp.becerra.acosta.m@gmail.com

Twitter: @jpbecerraacosta

QOSHE - Las madres de desaparecidos y la infamia sin puntos ni comas - Juan Pablo Becerra-Acosta M
menu_open
Columnists Actual . Favourites . Archive
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Las madres de desaparecidos y la infamia sin puntos ni comas

24 46
04.05.2024

Las madres de los desaparecidos van cargando tanto dolor en sus días que no acabo de comprender cómo hacen para mantenerse de pie.

Las madres de los desaparecidos cobijan tan pena entre pecho y espalda en sus noches que no entiendo cómo están vivas al amanecer y siguen caminando cada hora.

Las madres de los desaparecidos tienen tan rota el alma que no sé de dónde sacan fuerzas para ir a meterse una y otra vez a los infiernos de las fosas clandestinas.

Las madres de los desaparecidos están tan muertas en vida que no sé cómo conservan la serenidad cada semana para coger una varilla e insertarla en la tierra hasta que el olor a muerte les invade las fosas nasales y les cancera la razón.

Las madres de los desaparecidos han llorado tanto-tanto que me asombra que sus ojos quemados por la desolación todavía puedan mirar ecuánimemente las cenizas de restos humanos que hallan jornada tras jornada.

Las madres de los desaparecidos han proferido tantos gritos desgarradores por la impotencia que arrastran que me dejan atónito cuando escucho las voces enérgicas y decididas que salen de sus gargantas laceradas.

Las madres de los desaparecidos tienen el corazón tan roto en millones de pedazos que no asimilo cómo remiendan esas heridas para seguir buscando a sus hijos a pesar de tanta impiedad de policías fiscales voceros alcaldes gobernadores y presidentes.

Las madres de los desaparecidos tienen el alma tan destazada que me han dejado anonadado cada vez que me han dicho que no les importan las amenazas de sicarios capos policías militares funcionarios y todos los que pretendan impedir que busquen a sus hijas e hijos al cabo que ellas como madres ya murieron bien muertas desde que fueron mutiladas de las vidas de ellas y ellos así que qué le hace que me maten más si estoy fallecida y soy difunta de mí misma aunque ahorita hable con usted.

Las madres de los........

© El Universal


Get it on Google Play