We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Estallido revolucionario debido a la incapacidad de la burocracia para procesar las demandas sociales en la actual coyuntura

3 3 0
29.08.2019
Inicio estas líneas, transcribiendo parte de un mensaje recibido por el camarada Patricio Silva, que me permito tomar como introducción a este espinoso tema: “Leales siempre, Chavistas Nunca”.

“Pareciera que esta es la consigna de propios y extraños, el país se hunde en el peor conflicto de nuestra historia contemporánea, la economía y el país dolarizado, el salario promedio de millones de trabajadores es de 2 dólares mensuales en virtud de que la canasta alimentaria sobrepasa a pasos agigantados los 75 dólares y no hay nada ni nadie que lo detenga, caminamos rápidamente hacia el holocausto social más importante de nuestra historia, con consecuencias impredecibles, algo muy cercano a la consigna de Socialismo o barbarie, es decir barbarie.

Atrás muy atrás, casi olvidado en el tiempo, quedó la premisa en donde era el hombre y la satisfacción de sus necesidades el centro de todo este proceso al cual llamábamos Socialismo, hoy todas las necesidades más elementales son insatisfechas y se le atribuye solo a la guerra económica y al bloqueo esta circunstancia, todos omiten el hecho de que aquí se entregaron miles de millones de dólares por la vía de la corrupción (empresas de maletín), empresarios ladrones como el caso de Lorenzo Mendoza, etc,etc”.

Si tomamos la frase acuñada por el General fallecido Alberto Müller Rojas, en la que afirmaba que Chávez estaba sentado sobre un nido de alacranes. Hoy en día todos nosotros y todas nosotras estamos sentados en un polvorín, que pudiera estallar en cualquier momento.

Señaló esto, porque no hay que ser un sesudo analista para observar, como producto del incremento desmesurado e inmisericorde de la divisa estadounidense, producto de la manipulación del tipo de cambio (a la par del incremento de las mesas de cambio) esto es proporcional también al incremento de los rubros de primera necesidad de la población. Y es inocultable la tensión y el descontento que se respira en las calles. Si esto es lo que apenas he observado en la capital de la República, en Caracas, no quiero imaginarme en el interior, donde pareciera que hubiera una anomia social.

Tal es la confiscación de nuestro poder adquisitivo, de manera tan impune y grosera, que en estos días me hice la pregunta: ¿Será que la SUNDEE existe? ¿Qué será de la vida del flamante ministro del Poder Popular para el Comercio Interior y presidente de SUNDEE, William Contreras? ¿O será que no tiene las cámaras de VTV ni TV Pueblo para desplegar el montaje de sus operativos efectistas a los que nos acostumbró durante algún tiempo?

En un gobierno no sólo revolucionario, sino que busca la excelencia en su gestión, hace un rato largo este “funcionario” hubiese sido despedido de inmediato, y sin derecho a pataleo.

Nadie duda las difíciles circunstancias que estamos atravesando producto del bloqueo y las medidas coercitivas unilaterales de la que es objeto nuestra Patria. Pero también debemos asumir que hay mucha ineficiencia, ineficacia, falta de seguimiento y evaluación de las políticas públicas implementadas por el Ejecutivo........

© Aporrea