We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Economía digital y formal

1 0 0
19.07.2019

Hace unos días, los domiciliarios de la aplicación Rappi protagonizaron varias protestas en Bogotá en las que reclamaban atención ante inconformidades en sus condiciones laborales. Los ‘rappitenderos’ exigían mayores pagos por cada entrega, seguridad social y mejores condiciones durante las esperas. La compañía se defendió reiterando que se trata de una plataforma que simplemente une a dos tipos de usuarios: el que demanda la adquisición de un bien o servicio con el que tiene un tiempo libre para comprarlo y llevarlo hasta ese comprador.

Por su parte, la ministra de Trabajo, Alicia Arango, reconoció la legalidad de los contratos laborales de la aplicación pero dejó entrever su preocupación por la necesidad de formalizar estos empleos generados. En el marco de todo el debate, el Gobierno propuso un proyecto de........

© Portafolio