We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Detrás del circo

1 0 0
19.09.2019

Detrás del circo que han montado maduro y guaidó lo que viene es confrontación. Los dos grupos que se disputan el poder han recurrido a un circo que oculta sus verdaderas intenciones.

Las negociaciones impulsadas por el gobierno de Noruega naufragan entre la intolerancia y falta de voluntad política de las partes. Los que han negociado no representan al país, carecen de legitimidad, unidad de propósitos y ni siquiera son soberanos en sus decisiones.

Esta loable iniciativa del país nórdico fue saboteada desde el principio y corre la misma suerte de la iniciativa del Papa Francisco y de las negociaciones en República Dominicana. Todas ellas han sido utilizadas por las partes para ganar tiempo y coger aire, en ese eterno “guanteo”, donde la única víctima es el país.

Ahora cada parte recurre a sus acostumbradas maniobras para distraer la atención de sus fracasos y sus verdaderas intenciones. El madurismo pretende ocultar su manifiesta incapacidad para conducir al país y la economía; y la oposición de ultraderecha quiere disfrazar su intolerancia y la inviabilidad política de entregar lo que queda de patria a los intereses extranjeros.

El madurismo montó un parapeto de “acuerdo nacional”. Ha reclutado facciones y personalidades dispersas de la oposición tradicional y anuncia con los fuegos artificiales de siempre, que “ahora sí” ha alcanzado un acuerdo con la oposición. El acuerdo en si mismo es una sola contradicción:

El psuv anuncia que se incorpora a la Asamblea Nacional (al día siguiente del anuncio no había ni un solo diputado del psuv en su curul. Uno ya no sabe si es desorden puro y simple, o si es que en el madurismo no hay unidad de mando). Esta decisión significa que ahora el gobierno si reconoce a la Asamblea Nacional y que, por ende, no está en desacato.

Ahora no está claro si los diputados electos a la Asamblea Nacional Constituyente podrán volver a ocupar su curul en la Asamblea Nacional o si tendrán los dos cargos, lo cual resulta contradictorio en sí mismo.

Tampoco se sabe si en su acuerdo, seguirá existiendo la única Asamblea Nacional Constituyente que es eterna, lo cual en sí mismo es una contradicción y una violación al carácter temporal de la misma que establece la Constitución. Para no hablar de su objeto.

Tampoco está claro si el reconocimiento a la Asamblea Nacional, significa que se le restituyen sus facultades constitucionales en cuanto a la elección de los poderes del Estado: Tribunal Supremo de Justicia, Fiscal General y Consejo Nacional........

© Panorama