We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Luis Manuel Aguana: Un desconocido cuento venezolano de Navidad

2 1 0
24.12.2019

Primero, el desconocido cuento de Navidad venezolano:

San Nicolás con su espuerta llena de juguetes, su barba fluvial y rebosado su corazón de ternura inocente entra en la casa del compañero Viriato. Toca discretamente a la puerta:
– ¿Quién es?
– Yo, San Nicolás, el Santo.
– Pase anciano, ¿qué desea?
– Le traigo al nene unos juguetes.
– Imposible que se los reciba, el niño mío no cree en Ud.
– ¡Ah! ¿En el Niño Jesús, sin duda?
– ¡Qué va! Mi hijo no cree en ni el pan de trigo, es un niño laico, es un ateísta precoz.
El excelente Santo se aflige.
– Yo le traía una locomotora y un juego de boliches. Pero si a ese niño le sobra malicia y le falta la fé, me parece inútil dejárselos.
– San Nicolás, usted fue en vida un hombre simple y lejano a las sutilezas. Le da usted demasiada importancia a la fé. Creer o no creer, la ilusión es todo. Mi pobre hijito no ha perdido su inocencia. El es en el fondo tan inocente como todos los hombres mayores que perdimos la fé pero siempre estamos esperando…Vea Ud. al acostarse dejó sus zapataticos en la mitad del cuarto. El es un chico muy inteligente, sabe que yo estoy sin trabajo, sin un centavo. Sabe que su infeliz mamaíta murió, sabe que estamos abandonados de la suerte. ¿Por qué coloca esos zapatos abiertos y desgarrados que parecen pedirme por sus muchas bocas un regalo para su amo? ¿Qué espera ese pobre niño?
– En que se cumpla el suave milagro,
La faz del bondadoso Santo resplandece de piedad y de indulgencia:
– Vaya, vaya, hijo de todos modos les dejo esos juguetes. No le digas que en realidad me viste. No te creería, discutiría contigo, le entraría la duda,........

© La Patilla