We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

AMLO, su favorita, la CDMX y el piso disparejo

5 68 74
02.10.2021

En la última semana, López Obrador estuvo de gira dos veces por la Ciudad de México y prácticamente todos los días de ese periodo, el presidente se dejó ver cerca, muy cerca de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, que siempre aparece a su derecha, lo mismo en el acto de los 200 años de la independencia, que en la inauguración de exposiciones, en las colonias populares de Iztapalapa y Gustavo A. Madero. Siempre a su derecha, siempre junto a él y cuando no la estaba elogiando porque “gobierna muy bien”, le levantaba el brazo en señal de triunfo y la apuntaba para que no quedara duda de quién es su favorita.

Fue como si, con tanta y tan obvia exposición de la gobernante capitalina, López Obrador hubiera querido mandar un mensaje casi tan burdo y directo como aquella frase que pronunció Carlos Salinas de Gortari en febrero de 1994: “No se hagan bolas, el candidato es Colosio”, dijo el entonces presidente cuando en el golpeteo y las grillas camachistas que asfixiaban a Luis Donaldo Colosio y le opacaban su arranque de campaña. Sólo que a diferencia de su archienemigo Salinas, Andrés Manuel está abriendo sus cartas y levantándole el brazo a Claudia Sheinbaum más de dos años antes de la sucesión presidencial, en un virtual destape que de tan anticipado provocó desde extrañeza, molestias y escozor hasta en la misma 4T.

“Es muy burdo lo que está haciendo el Presidente, si ese va a ser el piso parejo, no quiero imaginar cómo se van a poner Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal ante la exhibición abierta de su favoritismo por Claudia”, nos comentó un funcionario que despacha en Palacio Nacional. “No hay necesidad de hacerlo tan evidente y sobre todo tan temprano, eso solo va a tensar las cosas y a aumentar los riesgos de división y golpeteo entre los aspirantes”, advirtió.

Y es que mientras el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, se metió a operar hasta los temas de la sucesión, sentando en una misma mesa a Monreal y a Sheinbaum justo a inicios de esta semana, con la consigna de evitar agresiones y enfrentamientos entre los aspirantes presidenciales y sus equipos, el Presidente parece cargar los dados muy prematuramente con expresiones y acciones que van a azuzar la desconfianza de los demás aspirantes al hacer tan notorio y explícito su favoritismo por la Jefa de Gobierno.

Es como si la historia de........

© El Universal


Get it on Google Play