We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La trama macabra de un matoneo a la prensa libre

8 530 4038
21.11.2018

“No acepto diálogos privados sobre casos oficiales”, decía, con dramatismo teatral, el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, mientras acercaba su teléfono a la cámara de Caracol Televisión poniendo, de frente, la pantalla de su móvil. Sucedió durante la gran entrevista que el director de los informativos de ese medio, Juan Roberto Vargas, le hizo al funcionario por la grave crisis que se desató cuando Noticias Uno reveló, primero, y El Espectador, días después, el contenido de unas grabaciones que dejó, como testimonio de su inocencia, el fallecido ingeniero Jorge Enrique Pizano. Este, víctima visible más reciente de un sistema político corrompido que acapara el poder del Estado y que impone, cambia y vuelve a imponer, de acuerdo a sus intereses, a ciertos personajes en los cargos de mayor responsabilidad del Estado sin importar su condición moral, también quiso exponer la conciencia laxa de quien escuchaba, fresco, sus graves denuncias sobre los delitos que se estaban cometiendo en el consorcio dominado por Odebrecht, la multinacional que llevó la corrupción a su máxima expresión continental.

Sin embargo, Martínez, en una racha de mala suerte o, mejor, de cuentas de cobro que la vida le debe estar pasando, exhibió en su pantalla no su inocencia, sino un indicio de su presunta participación en el matoneo desatado en redes sociales que se inició a partir de ese momento, a Noticias Uno; a su directora, quien escribe estas líneas, y a cuantos representen un peligro para su entramado. Cuando la cámara toma la imagen del........

© El Espectador