Según el informe realizado por ACHS-UC a personas entre los 21 y 68 años en los meses de abril del 2020, noviembre 2020 y abril 2021, muestra que el consumo de alto riesgo es superior en la RM y en jóvenes entre los 21 y 44 años quienes presentan mayores incidencias. Los resultados además arrojan un 12.5% de consumo de riesgo, superior al 9,5% reportado en noviembre de 2020.

Asimismo, la quinta versión del estudio "Termómetro de la Salud Mental en Chile ACHS-UC" recién publicada que analiza cómo la pandemia ha afectado distintas áreas del diario vivir de los chilenos, mostró que, 1 de cada 5 personas mayores de 18 en Chile, respecto al inicio de la pandemia de Covid-19 persisten problemas como la soledad y la ansiedad y bajo este escenario muchas veces el refugio es el alcohol, ¿Pero a qué se debe esto?

Somos unos de los países latinoamericanos con más consumo per cápita y esto se suma a los altos índices de depresión. El aislamiento debido a la pandemia provocó en nuestro país y el mundo una visión de la vida totalmente distinta y nos refugiamos en múltiples cosas entre ellas el alcohol; agradable en un inicio, pero con un final terrible, ya que aumenta los riesgos suicidas, causa depresión e incrementa el sentimiento de soledad. Esto en una sociedad como la nuestra es realmente preocupante por el impacto emocional, familiar y social. Así nos vemos enfrentados a una pandemia que no tiene vacuna y que día a día se agudiza.

Si bien, los factores como, por ejemplo: genéticos, psicológicos, sociales y ambientales pueden influir sobre la manera en que el alcohol afecta tu organismo y conducta. Hay teorías que sugieren que en algunas personas el alcohol tiene un impacto más fuerte que puede causar trastornos relacionados con su consumo. Con el paso del tiempo, tomar demasiado puede cambiar el funcionamiento normal de algunas áreas del cerebro asociadas con la experiencia de placer, el razonamiento, la capacidad de controlar tu conducta o para intentar recuperar los sentimientos positivos y disminuir los negativos.

He ahí la importancia de manejar el consumo de alcohol y no tomarlo a la ligera. Es común que en nuestro aburrimiento o distracción se utilice el alcohol como medio para distenderse con amigos, vecinos y familia. Pero, actualmente, la realidad es que el alcohol ya no solo se utiliza para compartir, sino que se ha transformado en un canal para lograr tranquilidad y disminuir la ansiedad.

Si bien no existe vacuna contra el alcoholismo, si hay forma de detectarlo y ayudar a que esa persona pueda someterse a un tratamiento. Es un problema país del cual debemos hacernos cargo, y es importante poner alertas si un conocido tiene incapacidad para limitar la cantidad de alcohol que consume, deseo o intentos fallidos de reducirlo, incumplimiento de obligaciones importantes en el trabajo, la escuela o el hogar debido al consumo reiterado de alcohol, entre otros.

QOSHE - Alcoholismo: una pandemia que no termina - Matías Ibáñez
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Alcoholismo: una pandemia que no termina

7 2 0
13.07.2022

Según el informe realizado por ACHS-UC a personas entre los 21 y 68 años en los meses de abril del 2020, noviembre 2020 y abril 2021, muestra que el consumo de alto riesgo es superior en la RM y en jóvenes entre los 21 y 44 años quienes presentan mayores incidencias. Los resultados además arrojan un 12.5% de consumo de riesgo, superior al 9,5% reportado en noviembre de 2020.

Asimismo, la quinta versión del estudio "Termómetro de la Salud Mental en Chile ACHS-UC" recién publicada que analiza cómo la pandemia ha afectado distintas áreas del diario vivir de los chilenos, mostró que, 1 de cada 5 personas mayores de 18 en Chile, respecto al inicio de la pandemia de Covid-19 persisten problemas como la soledad y la........

© El Dínamo


Get it on Google Play