We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

a sus puestos

3 3 0
13.02.2019

Váyase, señor González, váyase», clamaba José María Aznar desde la tribuna del Congreso en 1994 con aquel deje tan característico, una especie de genuina perplejidad por el hecho de que pese a las filesas, los gales, los paesas y roldanes el Gobierno socialista siguiese en pie. Dos años después, el jefe de la oposición se convertía en presidente del Gobierno. Entre ambos hitos, sucedió un hecho clave: CiU, entonces el coto de un Jordi Pujol encantado de ser bisagra en Madrid, decidió que no le convenía seguir sosteniendo a González y tumbó las Cuentas de 1996, un hecho inédito en democracia. Hoy, salvo improbabilísimo giro, el Congreso devolverá por segunda vez desde 1978 un proyecto presupuestario al Gobierno.

Los paralelismos son llamativos. Pero ya se sabe, si hacemos caso a Marx, la historia se repite primero como tragedia y después como farsa. El que pide «echar» a Sánchez es el hijo político de Aznar, Pablo Casado,........

© El Correo