We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Fotografías de Flavio de Barros: La Guerra de Canudos y Antonio Consejero, el Cristo brasileño

2 0 0
08.08.2019

Eduardo Planchart Licea

Encontrar el reino de Dios en la tierra, la búsqueda de un cristianismo enraizado en el pueblo a la espera del retorno de Cristo, juzgar a los pecadores y premiar a los bienaventurados. Ese anhelo recorrió a Europa en el medioevo, con el fin del milenio y movió a miles de seres a la búsqueda de purificar la sociedad. La historia llamó a este movimiento: Milenarista, y creo trágicas rebeliones populares y movilizaciones sociales como fue “La Cruzada de los Niños”, que terminaron siendo vendidos como esclavos. Quien iba pensar que en el corazón de Latinoamérica a finales del siglo XIX, entre 1895 y 1897 se generaría en el interior de Bahía, Brasil en los sertones un movimiento de este tipo, que la intelectualidad y políticos brasileños no pudieron comprender, pues vieron lo que deseaban ver y sentir, como lo siguen haciendo.

Los seguidores del Consejero palpitaban por la búsqueda y el encuentro de lo sagrado, vivificaron el mito del retorno de Cristo. Movimiento milenarista nacido entre miles de kilómetros de áridas tierras, donde las gotas de lluvia son un tesoro, y la resequedad muerde el alma. Antonio Vicente Mendes Maciel, más conocido como el Consejero (1830-1897), durante años recorrió esas tierras, su mirada flamígera traspasaba el alma, y con un verbo sencillo dio esperanza y fe a los bahianos, peregrinos, campesinos, exesclavos, exconvictos, asesinos… , arrepentidos gracias a un cristianismo que buscaba sus raíces. No tuvo Antonio Consejero la misma suerte que San Francisco de Asís, que convirtió su llamado a la pobreza en un orden monacal. Por el contrario fue perseguido, junto a sus seguidores masacrados en un Brasil que en 1888, la monarquía había abolido la esclavitud, y un........

© Analítica