Los amantes del cine recordarán la excelente película soviética: Moscú no cree en lágrimas, premio Òscar en 1980 a la mejor película extranjera. La historia de tres muchachas soviéticas de origen rural que se trasladan a Moscú con sus sueños, pero chocan con la insensibilidad y dureza de los prejuicios de un machismo aún persistente y con los retos de una gran ciudad.

Hoy en medio de la indignación de la humanidad por lo que ocurre en la Franja de Gaza debido a la destrucción y masacre que realiza diariamente sin piedad el gobierno de Israel contra la población civil palestina, se cifran la esperanzas en el gobierno de la Federación de Rusia, por la sensibilidad demostrada ante este crimen, que se expresa en enérgicas acciones diplomáticas y humanitarias para salvar a la población civil.

Esa sensibilidad comienza desde su prestigioso presidente, Vladimir Putin, e impregna todo el accionar de un equipo diplomático que incluye además al brillante Canciller Lavrov, al representante permanente ante la ONU, V. Nebenzya, a la admirada portavoz de la cancillería, María Zajàrova, a muchísimos diplomáticos rusos, e igualmente a los principales medios rusos. Un equipo muy profesional y con verdaderos valores humanísticos de esos que en occidente se quedan solo en el discurso.

Los medios rusófobos occidentales quieren hacer creer que Rusia está metida en el conflicto y que le conviene su desarrollo porque se resta ayuda a Ucrania. Pero los hechos son irrefutables, es Rusia precisamente quien todo el tiempo ha estado intentando que se aprueben en el Consejo de Seguridad de la ONU resoluciones que favorezcan a la población civil y que exijan un alto al fuego, y quienes en cambio han estado en contra de ese cese al fuego son los Estados Unidos y sus secuaces que apoyan incondicionalmente al agresor, al gobierno israelí y le ayudan con más armas y dinero.

Ha sido Rusia de los primeros países en enviar ayuda humanitaria a Gaza. Rusia solicita a Hamas la liberación de rehenes y trata de mediar para que Israel no realice su anunciada invasión, soportando duros ataques. A pesar de todo ello, Moscú que si cree en lágrimas, continuará su política exterior justa, humanitaria y muy sensible al dolor de las víctimas civiles de este conflicto.

QOSHE - Moscú sí cree en lágrimas - Juan Miguel Díaz Ferrer
menu_open
Columnists Actual . Favourites . Archive
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Moscú sí cree en lágrimas

4 2
30.10.2023

Los amantes del cine recordarán la excelente película soviética: Moscú no cree en lágrimas, premio Òscar en 1980 a la mejor película extranjera. La historia de tres muchachas soviéticas de origen rural que se trasladan a Moscú con sus sueños, pero chocan con la insensibilidad y dureza de los prejuicios de un machismo aún persistente y con los retos de una gran ciudad.

Hoy en medio de la indignación de la humanidad por lo que ocurre en la Franja de Gaza debido a la destrucción y masacre que realiza diariamente sin piedad el gobierno de Israel contra la........

© Últimas Noticias


Get it on Google Play