El miércoles pasado me invitaron a dar una conferencia en el marco del 4to Congreso #SheCommerce2024 de CAPECE La Cámara Peruana de Comercio Electrónico. Me pidieron contar mi historia como CEO de Consumer Truth y buscar compartir aquellos elementos que podían contribuir a alentar el crecimiento de más mujeres en el mundo empresarial. Era además una linda forma de celebrar el #8M Dia internacional de la Mujer. Sin duda, fue una gran noche de emprendedoras, pero también de personas en búsqueda de la equidad de género donde muchos hombres también participaron aprendiendo y descubriendo. Me sentí muy agradecida por la oportunidad… porque si hay algo que aprecio es CELEBRAR el éxito de todas y cada una de las mujeres que están apechugando por el Perú desde sus hogares, trabajos, espacios de reinvención, empresas y calles. Aquí mi historia, aquí algunos de los insights que compartí esa maravillosa noche del 13 de Marzo

Si la piensas mucho, las ideas se enfrían. Después es difícil levantar un “muerto”, mejor caliente que frio. Hay que hacer las cosas en el momento indicado, a veces si la sobre piensas, te paralizas. Parálisis por (sobre)análisis, le dicen. Y en el mundo del empresariado estos enfriamientos son más que comunes. A veces uno tiende a pensar en planes, y más planes y más planes… y mientras la búsqueda de la perfección o de la correcta ejecución nos atormenta, vamos dejando pasar la oportunidad, hasta que desaparece. El “timming” es importante en los negocios. A veces es mejor lanzarse a la piscina con un proyecto perfectible, que esperar al “momentum”. Como dice el dicho es mejor ensayar con el equivocado, hasta que llegue el indicado. En otras oportunidades toca pensar en pequeño, y no en grande. Es el “Anti-ThinkBIG”. En el evento de CAPACE, y luego que yo había terminado de exponer se me acercó una emprendedora y me preguntó cómo hacia para lanzarse al mercado (a mi me sonaba que estaba intentando lanzarse a la piscina, en verdad). Tenia unas bolsas que podían guardar todo tipo de materiales.. le pregunté si tenía redes sociales, si ya había lanzado la idea en Linkedin, si tenia al menos una web, blog o algo escrito sobre su propuesta de valor…y es que tal vez ese es el inicio de todo. Poner en valor tu idea comentándonos a todos quien eres tú, por qué te deberían comprar, qué beneficios tiene tu producto, pero sobretodo cual es su diferencial, y las dos preguntas más importantes para mi: ¿Por qué y Para qué existe tu proyecto/idea/marca/producto? ¿Cómo va CAMBIAR el mundo o desafiarnos? ¿Qué PROPOSITO o APUESTA tiene que es diferente a las demás?. Son estas las preguntas las que realmente nos desafían y motivan a elegir. Ahora te pregunta a ti, ¿Has pensado ya en la fecha de lanzamiento de tu próximo proyecto? ¿Qué te falta para hacer que suceda?

¡Tal como dice Hellen Keller… no hay que pensarlo, hay que hacerlo! Hacer empresa es un acto de voluntad y decisión. Se tiene que ambicionar, pero también repensar. A veces nos pasamos la vida planeando y no ejecutando…a veces toca poner el botón de encendido y empezar…en el camino modelarás la velocidad, la intensidad y aprenderás la ruta correcta… pero el carro tiene que estar encendido. Nadie avanza con el motor en seco. Avanza!

No todos tienen que plantar el árbol, escribir el libro, tener el hijo… yo nunca jugué a ser mamá, pero no dolió no poder serlo. Al final aprendí que la vida tiene diferentes destinos para cada quien, y que la “maternidad” biológica puede ser distinta al “maternar” del alma. Cada quien puede criar, cuidar, proteger o amar a aquellos a los que merecen o se dejan. Le agradezco a la vida poder entenderlo hoy, pero fue duro el camino, hasta que me paré en TEDxLima (gracias a la gran Ana Romero) y pude conta mi historia. Lo que pasó quedó grabado en mi: “lo que no se puede parir con el cuerpo, se engendra desde el corazón”. En la cuenta oficial de TEDxLIMA lo pueden ver.

Necesitamos SENTIR más la realidad, descubrirla. A mí me gusta decir: “insightear el mundo”, que es una forma de descubrir. Cuando decidí ser empresaria tomé una decisión: necesitaba pisar la calle para entender personas (clientes & consumidores) y llevar esta visión a los empresarios…necesitaba salir de los escritorios y hurgar en la psicología cotidiana y psicología social del consumo. Es y siempre ha sido una necesidad para mi. Antes de Consumer Truth yo tenia un puesto de gerencia media pero me tocaba administrar y gestionar…y yo amo curiosear en la vida de las personas. No me podía quedar quieta… tenía que desafiarme y desafiar. Renuncié a la multinacional y decidí emprender… el camino no ha sido fácil desde entonces pero tampoco me voy a poner dramática aquí: el camino se ha hecho muy fácil de caminar luego de la intención inicial… ,cuando decidí hacerlo, ya tocó apechugar y seguir. Como Johnnie Walker, “Keep Walking” y ¡claro que vale la pena! Se disfruta cada segundo de la independencia, libertad y autogestión…¿extraño la vida corporativa? No. La he reinventado o mejor dicho, re-entendido. Hoy soy “Empresaria” y esto me sabe bien.

Hacerse las preguntas, y entender la perspectiva de los demás, no la tuya, la de los OTROS… sí como en la película. Siempre hay un “otro” que puede tener un punto de vista interesante o desafiante. Reconozco que a mi me cuesta que me desafíen y siempre me lo hace recordar mi propio equipo… pero como los psicólogos somos todo menos psicólogos de nosotros mismos, hago lo que no aplico y promulgo lo que sé que carezco (creo que después de esto no me van a contratar, pero nadie muere de sinceridad). En la vida empresarial toca desafiar paradigmas… a mi me tóco retar mi yo-empleado… nunca me veía trabajando en mi propio espacio, siempre buscaba que “alguien me contratara” hasta que un día me dije a mi misma: “si no encuentro mi propio espacio laboral, me lo voy a crear” y así fue. Hace 15 años fundé Consumer Truth, y este espacio de insights y estrategias con calle sigue hasta hoy, vivito, coleando y creciendo… esto último es lo más importante. Se evoluciona, crece y avanza. El modo de crecer lo decide cada quien. Algunos soñarán con expansión internacional, otros con la expansión mental, otros perseguirán el fortalecimiento de su comunidad, hay quienes alentarán como reputación extendida, y finalmente hay quienes medirán su crecimiento en utilidad o EBIDTA. Como quieras hacerlo, sentirlo o medirlo, ¡pero CRECE!

Si no te sorprende a ti, menos sorprenderá a tus clientes. Busca, mira de nuevo, ¡descubre! ¿Es este producto el que te dará valor? o ¿solo estás repitiendo lo que te dijeron o, peor aún, repitiéndote a ti mismo? Cuando fundé Consumer Truth me dijeron que los insights eran para clientes corporativos y de tamaño grande, y bueno, en la práctica mis clientes son así, pero esto no nos limitó a buscar incidir con una visión de INSIGHTS a todos y todas!. Decidimos escribir libros, armar workshops, participar en webinar, armar sesiones de Insights Academy para emprendedores y alentar una cultura de insights (entendimiento del consumidor) en todas las plataformas sociales y redes a nuestro alcance. Hoy creo, podemos impactar a mucha más gente de alguna u otra manera y nos encanta. Además es inteligente hacerlo así. El alumno/emprendedor/pyme/profesional/curioso que nos lee o sigue en redes, termina luego siendo el gerente que nos contrata algunos años después. Me pasa mucho y me sigue pasando hoy. Es la mejor forma de establecer relaciones positivas y construir confianza: las relaciones pesan tanto como las transacciones. #Insight.

Se trata de auscultar creencias sociales, valores culturales, y formas de comportamiento. Mira ADENTRO, adentro de la gente y sus contextos, en sus barrios y sus entornos. Allí descubrirás la fuente del poder. “Nadie hace amigos tomando leche…pero donde hay un pollito hay confianza” Eso me pasó cuando investigábamos la industria de las bebidas juveniles y también cuando la asociación avícola peruana APA nos encargó un lindo proyecto de investigación social en mercados tradicionales para entender la lógica o cultura alrededor del pollo en el Perú. Interesante descubrir la gran fuerza de la democracia culinaria que representa la alimentación y en especial el pollo. También que mucha de la jerga peruana hace alusión a este tipo de proteína cárnica: “apechuchar”, “pollito”, “pio pio”, “el encuentro”, “poner el pecho pero el Perú”, etc. No hay mejor que un pollito para unir en la diferencia, a los de arriba, los de abajo, los del centro, y los de ¡adentro! Así come Peru. Bueno, la base de una estrategia comercial, empresarial y por supuesto promocional, está en entender la calle, las palabras, los gestos, los comportamientos y ciertamente, las lógicas del peruano de a pie. Sal, descubre, pisa la calle….!sorpréndete!

Stephen Hawking. ¡A veces no vemos, y a veces nos negamos a ver! ¿quieres hacer empresa? Pregunta siempre a tus clientes, a los que están hoy contigo, a los que se fueron y a los que aún no te creen. desafía tu forma de pensar! Aquí los HATERS son tan importantes como los LOVERS… los desertores, insatisfechos y/o indiferentes son una fuente de insights muy relevante. No solo te enfoques en descubrir los atributos o beneficios esperados en tu producto/servicio, ahonda en los miedos, conflictos, tensiones y hasta culpas. A menudo tendemos a pensar en el consumo como un intercambio económico de bienes y servicios, cuando en verdad también es un fenómeno social. El consumo es una forma de expresión de la propia individualidad y se rige por parámetros sociales, psicológicos y culturales. No siempre compro algo porque tiene una utilidad económica, a veces lo hago para presumir, para revalidar que soy bueno, para sentirme que estoy avanzando, o simplemente “porque me gusta pues” (sin ambagues). Tenemos que retar la mirada meramente economicista o funcionalista, y agregar valor de INSIGHT en la investigación y estrategia. Lo digo mucho mejor en mis libros (“Desnudando la mente del Consumidor” Planeta 2013,2023 y “Estrategias con Calle” Planeta, 2019), pero lo refuerzo ahora: la desnudez mental es la base de una estrategia de negocio significativa.

El liderazgo es un camino en construcción, no un destino al que llegas. Yo no tuve referentes familiares de empresariado, pero eso no me detuvo. Es (re)descubrir lo que está oculto en uno…el potencial dormido, o este lado de HACEDOR que a veces uno no ve en si mismo. Es claro que ciertos rasgos de personalidad ayudan pero en mi caso yo debo confesar que soy bastante más tímida de lo que muchos creen, que soy introvertida y prefiero a veces mis momentos de soledad o introspección en casa, y que no siempre tengo habilidades blandas, es más, reconozco que carezco de muchas. Esto ha significado siempre un reto en todo mi desarrollo profesional… y claramente me ha hecho rehuir de ciertos entornos y apostar por otros…pero no me ha limitado. A pesar de que el ámbito empresarial puede ser un poco “agresivo” y hasta “competitivo” (para mi gusto) con saña o maña es posible construir el propio camino. No es el más sociable, el más extrovertido, el de mayores contactos o el más divertido-popular el que persevera, sino el que es capaz de aprender de sus errores, mirar siempre el éxito de otros para celebrarlo y quien analiza el tablero del ajedrez estratégicamente, quien puede salir airoso. Mi padre me lo enseñó. El, Oscar Quiñones, es Maestro Internacional de Ajedrez y cinco veces campeón nacional en el juego-ciencia. Siempre me decía: “estudia a tu rival, pero respétalo…”, “antes de una partida estudia el tipo de juego del otro, infórmate”, “dedícate horas a estudiar tipos de jugadas y aperturas, ten más herramientas para el juego”, “enfócate, concéntrate, el ajedrez es un juego de persistencia y resistencia, no de velocidad”, “ten siempre confianza en ti mismo, pero no seas demasiado confiado…en el ajedrez hay que tener todos los sentidos agudos”. Te amo papá, y desde estas líneas deseo de TODO CORAZON que re recuperes, que vuelvas a sonreír, y que estés pronto en casa nuevamente con tu familia. Te adoro.

Y con esto termino, para ya no aburrirlos. Los clientes de adentro y de afuera se dan cuenta. Cuando quieres ganar tú, pero que no gane el otro, cuando pones el dinero por encima de las personas, cuando escatimas el poder del elogio o reconocimiento, cuando buscas que hablen de ti únicamente pero no eres capaz de celebrar con otros, aprender con otros, trabajar con otros en pro de un objetivo común, que incluso, va más allá de la rentabilidad empresarial. En lo personal, considero que hacer empresa es una manera de hacer patria, y contribuir… sí esa es la palabra clave. CONTRIBUIR con tu gente, con tu país y con la sociedad. Una buena empresa puede ser un círculo virtuoso de crecimiento para ti, los tuyos y el Perú ¿qué tipo de empresa quieres hacer hoy?.

Finalizo este post agradeciendo. Es un placer haber compartido con CAPECE la cámara peruana de comercio electrónico, así como los y las emprendedoras que nos acompañaron al #SheCommerce2024 ese maravilloso 13 de Marzo en Sukha Bar con Helmut Cáceda y su gran equipo. Lo digo porque reconozco el buen trabajo y al buen profesional. Me gusta celebrar el éxito de los demás, y por supuesto, aprender de él. Creo que el Perú sería un mucho mejor lugar si pudiéramos generar cadenas virtuosas de éxito, donde algunos peruanos pudieran apoyar a otros peruanos en su caminar profesional. Por supuesto que hay cadenas de solidaridad enormes… pero ¿si las convertimos en “cadenas de éxito compartido” también? ¿Es posible celebrar, alentar, apostar y contribuir al éxito de los mejores ciudadanos, empresarios, profesionales y trabajadores? ¿Por qué no? Esa será la mejor respuesta: el crecimiento de TODOS, y no de algunos. Salud por eso. Salud por el Perú.

¡Muchas buenas energías para todos y todas! Gracias por leerme. Me sentí muy a gusto en verdad compartiendo “confesando” estas líneas.

MBA Cristina Quiñones. CEO de Consumer Truth. Insighter. Pensadora. Curiosa. Fiel Creyente en un mundo empresarial con más insights y más calle.

QOSHE - Insights Empresariales: No basta pensarlo, !hay que hacerlo! - Cristina Quiñones
menu_open
Columnists Actual . Favourites . Archive
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Insights Empresariales: No basta pensarlo, !hay que hacerlo!

26 0
19.03.2024

El miércoles pasado me invitaron a dar una conferencia en el marco del 4to Congreso #SheCommerce2024 de CAPECE La Cámara Peruana de Comercio Electrónico. Me pidieron contar mi historia como CEO de Consumer Truth y buscar compartir aquellos elementos que podían contribuir a alentar el crecimiento de más mujeres en el mundo empresarial. Era además una linda forma de celebrar el #8M Dia internacional de la Mujer. Sin duda, fue una gran noche de emprendedoras, pero también de personas en búsqueda de la equidad de género donde muchos hombres también participaron aprendiendo y descubriendo. Me sentí muy agradecida por la oportunidad… porque si hay algo que aprecio es CELEBRAR el éxito de todas y cada una de las mujeres que están apechugando por el Perú desde sus hogares, trabajos, espacios de reinvención, empresas y calles. Aquí mi historia, aquí algunos de los insights que compartí esa maravillosa noche del 13 de Marzo

Si la piensas mucho, las ideas se enfrían. Después es difícil levantar un “muerto”, mejor caliente que frio. Hay que hacer las cosas en el momento indicado, a veces si la sobre piensas, te paralizas. Parálisis por (sobre)análisis, le dicen. Y en el mundo del empresariado estos enfriamientos son más que comunes. A veces uno tiende a pensar en planes, y más planes y más planes… y mientras la búsqueda de la perfección o de la correcta ejecución nos atormenta, vamos dejando pasar la oportunidad, hasta que desaparece. El “timming” es importante en los negocios. A veces es mejor lanzarse a la piscina con un proyecto perfectible, que esperar al “momentum”. Como dice el dicho es mejor ensayar con el equivocado, hasta que llegue el indicado. En otras oportunidades toca pensar en pequeño, y no en grande. Es el “Anti-ThinkBIG”. En el evento de CAPACE, y luego que yo había terminado de exponer se me acercó una emprendedora y me preguntó cómo hacia para lanzarse al mercado (a mi me sonaba que estaba intentando lanzarse a la piscina, en verdad). Tenia unas bolsas que podían guardar todo tipo de materiales.. le pregunté si tenía redes sociales, si ya había lanzado la idea en Linkedin, si tenia al menos una web, blog o algo escrito sobre su propuesta de valor…y es que tal vez ese es el inicio de todo. Poner en valor tu idea comentándonos a todos quien eres tú, por qué te deberían comprar, qué beneficios tiene tu producto, pero sobretodo cual es su diferencial, y las dos preguntas más importantes para mi: ¿Por qué y Para qué existe tu proyecto/idea/marca/producto? ¿Cómo va CAMBIAR el mundo o desafiarnos? ¿Qué PROPOSITO o APUESTA tiene que es diferente a las demás?. Son estas las preguntas las que realmente nos desafían y motivan a elegir. Ahora te pregunta a ti, ¿Has pensado ya en la fecha de lanzamiento de tu próximo proyecto? ¿Qué te falta para hacer que suceda?

¡Tal como dice Hellen Keller… no hay que pensarlo, hay que hacerlo! Hacer empresa es un acto de voluntad y decisión. Se tiene que ambicionar, pero también repensar. A veces nos pasamos la vida planeando y no ejecutando…a veces toca poner el botón de encendido y empezar…en el camino modelarás la velocidad, la intensidad y aprenderás la ruta correcta… pero el carro tiene que estar encendido. Nadie avanza con el motor en seco. Avanza!

No todos tienen que plantar el árbol, escribir el libro, tener el hijo… yo nunca jugué a ser mamá, pero no dolió no poder serlo. Al final aprendí que la vida tiene diferentes destinos para cada quien, y que la “maternidad” biológica puede ser distinta al “maternar”........

© Gestión


Get it on Google Play