Nunca habíamos visto tantas amenazas de muerte a candidatos en una elección y tampoco la cantidad de amenazas cumplidas que estamos viendo en México, a menos de dos meses de las elecciones más grandes de la historia de nuestro país.

Los asesinatos son contra candidatos, políticos y familiares de éstos es impactante. Esta violencia política ya ha cobrado la vida de 50 personas vinculadas a este proceso electoral 2023-2024, 26 buscaban algún cargo de elección popular.

Decenas de candidatos se están bajando de la contienda por temor a perder la vida.

Las cifras de la violencia que alarmaron en los comicios del 2018, cuando se dieron 48 asesinatos relacionados con las elecciones, según un informe de la organización Laboratorio Electoral, se han superado en este 2024, y todavía falta la etapa más crítica de esta campaña, que es la final.

Los candidatos saben que las amenazas, que muchas veces vienen del crimen organizado, que buscan intervenir en esta elección, son reales. Varios aspirantes a algún cargo, principalmente local, han dejado la contienda.

En Michoacán, dos candidatas por el PRD a una alcaldía prefirieron declinar, pese a que ya estaban registradas ante el Instituto Electoral Estatal, con ellas suman cinco los candidatos del mismo partido en ese lugar que han preferido no arriesgar su vida aún más.

El líder del PRD en la entidad, Octavio Ocampo, detalló que otros dos aspirantes han solicitado protección ante la ola de violencia, pero asegura que el protocolo de seguridad es burocrático y complica el apoyo. En total, 34 aspirantes de siete partidos dejaron el proceso electoral en el estado, y es que la influencia en del crimen organizado está muy fuerte ahí.

En Michoacán, en las próximas elecciones se van a elegir 40 diputaciones del Congreso estatal, 112 ayuntamientos y representantes para la Cámara de Diputados y senadores.

Pero Michoacán no es ni remotamente el único estado donde las amenazas a los candidatos están a la orden del día. Las intimidaciones en Morelos a candidatos también son una constante.

Hace un par de semanas, y tras el atentado que sufrió el candidato a la alcaldía de Cuautla, Jesús Corona Damián, más de una docena de aspirantes también se bajaron de la contienda electoral, argumentando la falta de garantías de seguridad.

Candidatos a presidentes municipales y regidores en municipios como Temoac, Zacualpan de Amilpas, Jantetelco y Amacuzac fueron amenazados.

En Puebla, 25 aspirantes algún cargo han sido sustituidos por diversas causas, la gran mayoría, relacionadas con amenazas, y justo hace unos días el candidato a la presidencia municipal de Ajalpan, Mario Franco Barbosa, fue acribillado en su automóvil, logró escapar y manejar hasta un centro de salud donde le pudieron salvar la vida.

Quien no corrió con la misma suerte y sí perdió la vida en Puebla fue el candidato de Morena a la alcaldía de Acatzingo, Jaime González.

Guanajuato es otra entidad donde las amenazas a candidatos han sido una constante en esta elección.

El pasado 1 de abril Gisela Gaytán, candidata de Morena a la alcaldía de Celaya, recibió varios disparos de arma de fuego en plena vía pública, mientras recorría las calles de esa ciudad.

Ella ya había sido amenazada y había solicitado protección, que nunca recibió.

Las autoridades aseguran que tras este crimen está el Cártel de Santa Rosa de Lima, que ya había enviado a la candidata advertencias luego de su negativa a colaborar con ese grupo criminal.

Hoy, los grupos criminales buscan imponer a sus candidatos, sobre todo a nivel local, porque están de por medio sus negocios ilícitos, como las rutas de tráfico de drogas, armas y migrantes, así como las extorsiones a comerciantes y productores.

Integralia Consultores advierte que desde que inició el proceso electoral se han documentado al menos 300 incidentes de violencia política, asociados a 399 víctimas, lo cual se traduce en un promedio de 1.8 víctimas de septiembre de 2023 a la fecha.

Los aspirantes y candidatos a un cargo público a nivel municipal son los más vulnerados, al concentrar más del 73%, las agresiones a nivel federal ocupan el 14.2%, y a nivel estatal se registran casi el 8% del total de agresiones.

Mientras que el Laboratorio de Ideas, think tank, ha documentado 156 agresiones relacionadas con los comicios, en los que reporta nueve secuestros, 22 atentados y 75 amenazas.

Los partidos con mayor número de aspirantes asesinados son de Morena, con nueve, y el PAN, con cinco.

Este análisis asegura que “el incremento de casos en los últimos tres meses ha sido del 150%, lo que deja ver una espiral de violencia que coincide con la conclusión de las precampañas y el registro de candidaturas a nivel local”.

Pese a estos datos y de que Morena es el partido político con más ataques y asesinatos de políticos, los militantes y líderes locales del partido han negado la violencia política, incluso, en enero de este año, Mario Delgado, su líder nacional, señaló que los aspirantes de su partido no contarían con ningún tipo de seguridad especial al considerar que ésta “no es necesaria”. Hace un par de semanas, y ante las constantes amenazas y asesinatos de candidatos, aseguró que se está brindando mayor protección a los candidatos, sobre todo a los de Morena.

La realidad es que el proceso de protección a candidatos es tan burocrático, y son tantas las instancias a las que hay que recurrir, que muchas veces, los aspirantes son asesinados antes de recibir el apoyo de protección.

El pasado mes de febrero, el Presidente López Obrador decía en su conferencia matutina que no incrementaría la violencia en el país debido a las elecciones del 2 de junio. Detalló: “No vemos nosotros que se desate la violencia política electoral”.

A principios de este mes, el Presidente Andrés Manuel López Obraor, repitió en su conferencia matutina que la transición política y las elecciones serían “tersas, tranquilas y que no habría ningún problema”.

No es verdad, muchos candidatos han sido asesinados, decenas amenazados de muerte y, como consecuencia vemos, como nunca en la historia de nuestro país a tantos candidatos renunciando a sus aspiraciones por miedo, un miedo sustentado.

QOSHE - El terror de ser candidato - Bibiana Belsasso
menu_open
Columnists Actual . Favourites . Archive
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El terror de ser candidato

4 0
10.04.2024

Nunca habíamos visto tantas amenazas de muerte a candidatos en una elección y tampoco la cantidad de amenazas cumplidas que estamos viendo en México, a menos de dos meses de las elecciones más grandes de la historia de nuestro país.

Los asesinatos son contra candidatos, políticos y familiares de éstos es impactante. Esta violencia política ya ha cobrado la vida de 50 personas vinculadas a este proceso electoral 2023-2024, 26 buscaban algún cargo de elección popular.

Decenas de candidatos se están bajando de la contienda por temor a perder la vida.

Las cifras de la violencia que alarmaron en los comicios del 2018, cuando se dieron 48 asesinatos relacionados con las elecciones, según un informe de la organización Laboratorio Electoral, se han superado en este 2024, y todavía falta la etapa más crítica de esta campaña, que es la final.

Los candidatos saben que las amenazas, que muchas veces vienen del crimen organizado, que buscan intervenir en esta elección, son reales. Varios aspirantes a algún cargo, principalmente local, han dejado la contienda.

En Michoacán, dos candidatas por el PRD a una alcaldía prefirieron declinar, pese a que ya estaban registradas ante el Instituto Electoral Estatal, con ellas suman cinco los candidatos del mismo partido en ese lugar que han preferido no arriesgar su vida aún más.

El líder del PRD en la entidad, Octavio Ocampo, detalló que otros dos aspirantes han solicitado protección ante la ola de violencia, pero asegura que el protocolo de seguridad es burocrático y complica el apoyo. En total,........

© La Razón


Get it on Google Play