We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Tipo test

464 36 0
19.05.2017

En el colegio y en la universidad jamás, creo recordar, tuve que hacer un examen tipo test. En los temidos exámenes orales debíamos repentizar, con el nerviosismo escénico correspondiente, una respuesta coherente, competente y bien hilvanada a la pregunta o preguntas que se nos planteaban. En los exámenes escritos, debíamos redactar, bajo idénticos requisitos y sin faltas de ortografía, prolijas respuestas a las tres o cuatro preguntas que nos habían sido formuladas.

Excepto a los más zotes del aula, a casi todos, en este segundo caso, nos parecía poco el tiempo que se nos había asignado para escribir, lo que indicaba que teníamos bastante que decir, salvo en la circunstancia irremediable de que, maldita sea, no tuviéramos la menor idea sobre alguna de las cuestiones que se nos habían planteado.

Se escribía tanto que algunos, sin controlar bien el tiempo concedido, retrasaban la entrega de sus folios al profesor. Tuvimos en el colegio un profe de Filosofía extravagante que, conocedor de esta caótica impuntualidad en la entrega del examen, se situaba al fondo del aula cuando el tiempo se había cumplido, contaba hasta tres en voz alta e iniciaba lentamente un recorrido hasta tocar con sus dedos la pizarra. Quienes no depositaban sus folios sobre sus brazos extendidos a modo de bandeja durante este periplo quedaban excluidos del examen. Se organizaba un follón mayúsculo, con saltos, empujones, gritos y topetazos entre pupitres y alumnos, y al fin comprendí que nuestro estrambótico profesor no sólo pretendía dar un cierre irrevocable al examen, sino procurarnos una algarabía que desentumeciera nuestros músculos y nos aliviara de la tensión que habíamos acumulado. ¡Fantástico!

¿Quién escribió........

© El Mundo