We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

No es no

3 34 0
11.06.2019

En el año 2016, tras la repetición electoral, en el PSOE se produjo uno de los debates más intensos y trascendentales de su historia reciente: apoyar o no a la fuerza más votada, el PP. Tras la imposibilidad de los socialistas de formar un gobierno alternativo, y tras una repetición electoral sin precedentes, en el PSOE empezaron a oírse voces que abogaban por no repetir las elecciones por tercera vez y permitir al PP gobernar en minoría. La presión de la gobernabilidad se tornó insoportable, pero no para el Partido Popular, que supuestamente tenía la responsabilidad de llegar a acuerdos y alcanzar la mayoría suficiente -más síes que noes en segunda votación-; se tornó insoportable para el PSOE, sobre quien recaía la responsabilidad de dejar gobernar a quien había ganado las elecciones. A pesar de las voces internas y las presiones mediáticas y fácticas, el por entonces secretario general del PSOE se negó a asumir la carga de dejar gobernar a quien venía a derrotar, considerando que a su izquierda le había salido un duro competidor, Podemos, que había hecho fortuna electoral........

© Vozpópuli