We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Turismo y la maldición de los recursos naturales

1 30 13
12.07.2020

En 1959, Holanda descubrió un yacimiento de gas natural en el noreste del país, en la provincia de Groningen. Los holandeses empezaron a explotarlo casi de inmediato; el gas era abundante (es el décimo mayor yacimiento conocido en el mundo) y fácil de explotar. Los primeros pozos entraron en funcionamiento en 1963, dando una fuerte inyección de dinero a la economía del país.

Apenas una década después, la revista The Economist escribía un influyente artículo hablando del impacto que estos pozos de gas natural habían producido en la economía holandesa. El país se había enriquecido gracias a la entrada de divisas, pero la configuración de la economía del país había cambiado. Holanda había creado abundante empleo en la industria gasística y en el sector servicios, pero la industria holandesa había perdido mucho peso comparado con sus vecinos. El país había concentrado su inversión en la extracción de recursos, y los ingresos conseguidos habían terminado empleando más gente en sectores poco competitivos. La revista lo llamó “Dutch Disease”, la enfermedad holandesa.

En años sucesivos varios economistas desarrollaron la intuición básica detrás del artículo, pero la idea es bastante simple. Cuando un país descubre y empieza a explotar un recurso natural (sea petróleo, gas, hierro, o diamantes; el punto de partida no importa), esto tiene varios efectos secundarios en la economía. Dado que sacar piedras del suelo es fácil y lucrativo (¡dinero gratis!) la inversión (tanto pública como privada) tiende a concentrarse en el sector, ya que los retornos son enormes. El dinero que hay para invertir en una economía no es infinito, sin embargo, así que en paralelo la inversión productiva en otros sectores (industria y agricultura son los ejemplos clásicos) tiende a disminuir. El........

© Vozpópuli