We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Son las cosas del querer

6 59 0
18.06.2019

Que no tienen fin ni principio, ni su cómo ni por qué. Eso piensan los que apoyaron a Valls creyendo que era de Ciudadanos y ahora están ojipláticos con un lazo en el balcón del ayuntamiento. Es de copla.

Cuando escribí que Manuel Valls estaba cometiendo graves errores, allá por diciembre, me cayó la del pulpo. Era la gran jugada estratégica de Ciudadanos, la apuesta de Albert Rivera, el coup de grace al separatismo y servidor poco menos que un aguafiestas indocumentado. En viendo que Valls no entendía ni un pijo de política catalana y española, señalé que estigmatizar a Vox comparándolo con Le Pen me parecía una barbaridad, que rodearse de un equipo de asesores rancios provenientes del socialismo-caviar era un suicidio, que renunciar a la marca naranja era dispararse un tiro en el propio pie. Ni les cuento cuando Valls decidió apoyar a Colau. Lo del mal menor me acabó saliendo por las orejas y, si replicabas que la señora era el mismo mal que Maragall, esos estrategas de futbolín decían........

© Vozpópuli