We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El suspenso es reaccionario

1 2 0
16.06.2019

Hay dos axiomas estrechamente vinculados que caracterizan esta hora gaseosa: primero, la negación de la realidad y, segundo y consecuencia de ello, la convencionalidad de los hechos. No es que sean dos axiomas nuevos en la Historia, pero han ido cobrando un vigor suficiente como para convertirse en motores de la vida occidental. De hecho, uno y otro son las claves de la corrección política en todas sus variadas y apabullantes manifestaciones. Todo parte, pues, de que no hay una realidad objetiva (permítase el osado pleonasmo) que el hombre curioso se esfuerza en entender y descubrir, sino que lo que pasa y existe depende del cristal con que se mire. La consecuencia inmediata es que hay tantas realidades como seres humanos, todas igual de respetables y sostenibles. Lo mismo vale, pues, la teoría de la evolución que el creacionismo, por poner un ejemplo.

Si la realidad es lo que uno piensa, imagina o cree sin mayor rigor probatorio, entonces se concluye que la realidad es convencional y, por tanto, arbitraria. La realidad, pues, se puede construir y cambiar a conveniencia. La herramienta más útil hasta la fecha para la eliminación, corrección y creación de realidad es el lenguaje. Lo que haya ahí afuera es lo de menos: basta........

© Vozpópuli