We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

¿Por qué hay que seguir dando bola a un petimetre?

1 64 38
09.07.2020

Me dicen mis amigos periodistas en Europa que el Continente está realmente conmovido y expectante por la gira que va a hacer el irresponsable que nos gobierna a los principales países de la zona. Las cancillerías de Berlín, de la Haya, de Viena y de Estocolmo, entre otras de las capitales de los llamados estados frugales, están, desde el anuncio, en un sinvivir. No saben realmente cómo atender, para que se sienta debidamente cumplimentado, al nuevo faro de Occidente que, según dice la prensa progre doméstica, ha logrado un gran acuerdo en España entre los agentes sociales para ir todos de la mano a Bruselas a pedir la paga correspondiente.

Más info

Naturalmente, todo lo escrito hasta ahora es broma. Las cancillerías del Continente están muy al tanto de que el petimetre ha hecho una gestión desastrosa de la pandemia. De que, a causa de su ineptitud y de su negligencia, en España han muerto muchas más personas de las que desgraciadamente habría ocasionado el virus, de que el número de personal sanitario infectado ha sido el mayor del planeta, y de que, debido a la clausura económica más brutal del mundo decretada por el señor Sánchez vamos a padecer la mayor destrucción de tejido productivo y la mayor crisis de empleo en términos relativos. El crédito en Europa de nuestro presidente del Gobierno, que dirige el equipo más izquierdista de la zona, equivale a cero.

Le dijeron que ni se le ocurriese subir los impuestos, y también le exigieron seguridad jurídica, menos burocracia y por supuesto más ayudas para solventar la crisis combinada de oferta y de demanda

Pero vayamos de petimetre a petimetre, y me refiero en este caso al presidente de la CEOE.El señor Garamendi, al que tanto he criticado en estas páginas, tuvo recientemente una iniciativa soberbia, impropia de su carácter pusilánime. Logró reunir a los empresarios españoles más notables en una conferencia que duró varios días y en la que todos mostraron sus exigencias inaplazables al Gobierno de la nación. Por resumir, le pidieron que no tocase la reforma laboral aprobada por el PP, que es la única vía de flexibilidad que permite vivir actualmente a las compañías con respiración asistida. Le dijeron que ni se le ocurriese subir los impuestos, y también le exigieron seguridad jurídica, menos burocracia y por supuesto más ayudas para solventar la crisis combinada de oferta y de demanda que........

© Vozpópuli