We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Para qué sirve un órgano

2 15 63
10.07.2020

Hace años, el gran Adolfo Gutiérrez Viejo, que se nos ha ido hace apenas un año –esto sin duda lo saben ustedes: fue uno de los mejores organistas que ha habido en España en el último siglo– nos contaba a Paco y a mí, caminando por la calle, aquella vieja historia que le pasó con el obispo Almarcha.

Más info

Opinión

Adolfo era entonces el “padre Viejo”, un cura menudito y nervioso, veinteañero apenas, que mostraba un asombroso talento para la música. Y se presentó, muy respetuoso, en el despacho del obispo de León, Luis Almarcha, que era algo parecido a un archiduque, como solía suceder en el franquismo. Adolfo tocaba el órgano en la Catedral de León y quería pedirle permiso a su ilustrísima para viajar a Roma y estudiar música en serio, con los mejores. El obispo se le quedó mirando:

–Pero padre Viejo, si con saber tocar el padrenuestro en la misa tiene usted más que suficiente. Qué Roma ni Roma. Déjese de bobadas.

Y entonces el padre Viejo, sin decir palabra, se desabotonó la sotana, se la sacó por la cabeza, se la arrojó a la cara al señor obispo y salió de aquel despacho para no volver nunca más. Se fue a Roma y se convirtió en lo que fue siempre: un genio. Acabó fundando en León, hace ahora 37 años, el Festival Internacional de Órgano Catedral de León (FIOCLE), uno de los acontecimientos culturales más importantes que se producen cada año en Castilla y León.

Perdonen que les distraiga de la preocupación por Sánchez, por Iglesias, por los rebrotes del virus y por todas esas cosas tan importantes, pero el FIOCLE vuelve a ser noticia en estos días, aunque sea una noticia que tiene que ver más con el surrealismo que con otra cosa. No es la primera vez.

El Festival de Órgano tuvo como objetivo, desde el principio, dotar a la bellísima catedral leonesa de un órgano decente, porque el que había era un cacharro con el que nunca sabías lo que podía pasar. Yo he visto con mis ojos cómo, en mitad de una celebración, paraba la música, alguien abría el mueble del teclado y ataba con un cordón de zapatos el cable de una nota, que se acababa de........

© Vozpópuli