We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El monopolio de las mentiras

5 22 0
15.06.2019

El diputado conservador Boris Johnson recorrió Gran Bretaña con un autobús donde se podía leer algo así como: “Cada día damos a la Unión Europea 350 millones de libras”. Dado que se trataba de una información rotundamente falsa fue denunciado y llevado a los tribunales. La magistrada Anne Rafferty, con ese desparpajo que suelen usar los jueces para conciliar sus ideas con las leyes, rechazó seguir adelante con el procedimiento y exclamó admirada de sí misma, y quizá también de su acendrado sentido del humor 'british': “Nos ha convencido, lo ha logrado y desestimamos la petición de comparecencia”. La mentira acababa de ser legalizada entre los monopolistas de la verdad.

El candidato con más posibilidades de ser el próximo dirigente del Partido Conservador había conseguido, gracias a la complacencia de los tribunales de Justicia, la hazaña que llevó a Donald Trump a la Presidencia de los Estados Unidos: hacer de las mentiras una política de Estado. Risible si no fuera por las consecuencias. La frase tantas veces repetida de que cualquier ciudadano puede llegar a presidente, es tan ambigua que admite todos los matices, incluso el de que por más idiota, deslenguado, tramposo y corrupto que seas podrás aspirar a alcanzar la máxima categoría del primer imperio del mundo.

El Washington Post tiene abierta una sección dedicada a las mentiras del presidente Trump. En 828 días de mandato ha acumulado 10.111 falsedades de bulto, lo que hace una media diaria de 12 falacias. Ni los clásicos de la manipulación, desde Goebbels y Stalin, hasta nuestros convecinos Franco y Robles Piquer -cuñado de Fraga y encargado del principal........

© Vozpópuli