We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Iglesias, de martillo a yunque

1 13 20
11.07.2020

Muy felices se las veía Pablo Iglesias hace sólo mes y medio. La crisis del coronavirus y todo el desgaste político que traía aparejado se lo estaba comiendo Pedro Sánchez. Era la cara de Sánchez y no la suya la que aparecía caricaturizada en la propaganda callejera mientras los ministros de Podemos tomaban la iniciativa y se hacían con las riendas del Gobierno. Sucedió entonces algo imprevisto. El juez Manuel García-Castellón llamó a declarar a Dina Bousselham a cuenta del robo de su teléfono móvil hace casi cinco años. Del móvil en cuestión ya nadie se acordaba, pero sí de la tarjeta de memoria que había en su interior. Esa tarjeta protagonizó un pequeño escándalo en el verano de 2016 cuando aparecieron en prensa unas capturas de pantalla que comprometían a Pablo Iglesias haciéndole quedar como un vulgar machista.

Más info

Opinión

El asunto quedó ahí pero la Justicia siguió su lento pero inexorable curso. Año y medio después fue detenido José Manuel Villarejo en el marco de una operación en cuyo centro se encontraban los turbios manejos del excomisario. Desde Podemos no tardaron en cargar sobre los hombros de Villarejo el robo del móvil y la posterior filtración de las capturas de pantalla a la prensa. Sobre esa presunción Iglesias montó una campaña victimista que alcanzó su punto álgido antes de las elecciones de abril del año pasado.

Acusaba a las 'cloacas del Estado' de maniobrar para que Podemos no llegase nunca al Gobierno, pero el hecho es que ha llegado y una vez ahí se han encontrado frente a su propia intoxicación informativa. Desconocemos si Villarejo robó el móvil, pero si sabemos que la tarjeta fue entregada en perfecto estado a Iglesias por el editor del Grupo Zeta tan pronto como en enero de 2016,........

© Vozpópuli