We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Suma y sigue

3 9 0
18.08.2019

Entre 1990 y 2014 el Partido Popular aglutinó un amplísimo espacio electoral que abarcaba el liberalismo, el conservadurismo y la democracia cristiana. Esta amalgama era heterogénea, sin duda, pero tenía suficientes elementos en común percibidos por sus votantes como determinantes para mantenerse cohesionada en las urnas. La habilidad de sus dirigentes consiguió que tanto los mensajes como las políticas fuesen lo bastante coherentes dentro de la diversidad de su espectro social para que los aspectos concretos que rechazaban unos u otros o que echaban en falta estos o aquellos no tuviesen nunca la fuerza necesaria para provocar cismas o la aparición de nuevos competidores.

Más info

Esta operación de difícil equilibrio doctrinal y de praxis en ocasiones cercana a la inconsistencia fue mérito de José María Aznar y sus sucesivos equipos y fructificó en cuatro etapas de gobierno, dos de ellas con mayoría absoluta. Este cuarto de siglo de hegemonía indiscutida del centro-derecha sucumbió bajo el embate de tres factores que por separado quizá hubieran sido manejables con pericia y decisión, pero que actuando en conjunto fueron letales: la crisis financiera de 2008 y sus secuelas, la corrupción galopante y Mariano Rajoy.

En........

© Vozpópuli