We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Hacer nuestro vino

5 0 0
14.05.2019

Aún recuerdo el furor que experimentó mi barrio ante la inminente victoria de Mijaín López en Río 2016, el cual me obligó a interrumpir la siesta, lanzarme sin más de la cama y correr hasta el televisor para aportar mis gritos a la algarabía general.

Yo, que de lucha grecorromana sé lo mismo que mi abuela de Internet, me quedé absorta mirando la pelea y siguiendo cada gesto del cubano hasta que no quedaron dudas de que el turco había “mordido” el tatami y “saboreado” la derrota ante aquel negrón “poseído” que nos regalaba otra presea dorada.

No miento cuando digo que se me erizó la piel. El orgullo me poseyó como lo hizo, estoy segura, con millones de cubanos más, que sintieron en ese instante la satisfacción de pertenecer a este trozo de tierra.

Ese estremecimiento de amor por el país lo he sentido muchísimas otras veces. Lo he sentido en mí y lo he percibido en los demás. A menudo en los........

© Trabajadores