We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

18-O: ¿En qué están siete rostros clave del estallido social?

4 9 27
18.10.2021

Hace dos años las movilizaciones sociales estaban en pleno apogeo. El salto de los torniquetes y las protestas motivadas por el alza de 30 pesos en el precio del pasaje del Metro motivó a cientos de miles de personas anónimas a protestar en las calles. No sólo alegaban por el alza de precios, sino que también por los que consideraban 30 años de injusticias y abusos por parte de quienes detentaban el poder.

Poco se sabe de los primeros manifestantes del 18 de octubre del 2019, la mayoría de ellos estudiantes que se saltaron los torniquetes del transporte público y que más que ser representados por un liderazgo unipersonal, actuaron como un grupo, una masa donde todos representaban lo mismo y ninguno tenía mayor o menos valor.

A medida que los días avanzaron, las movilizaciones comenzaron a tener rostros reconocibles. Ya no eran miles sino millones los que salían a la calle, algunos de ellos universitarios como Gustavo Gatica, quien perdió su visión tras ser atacado con perdigones por carabineros y quien se convirtió en un símbolo de los cientos de heridos por trauma ocular a causa de la represión policial.

También las movilizaciones sumaron personajes que parecían sacados de la imaginación: un hombre fornido usaba un disco pare como escudo, un dinosaurio corría arrancando del carro lanzaguas, un spiderman que movía sus nalgas como forma de protesta y una transportista escolar disfrazada de Pikachu se convertía en viral tras caerse en una manifestación. Ella llegaría a la Convenci´on Constituyente.

La imaginación de ellos, eso sí, quedó corta al lado de la de Rodrigo Rojas Vade, un hombre que se transformó en símbolo de la lucha contra el cáncer y que marchó durante el estallido con un cuerpo frágil y, supuestamente, enfermo de leucemia. Fue electo después como constituyente en la Convención Constitucional. Su mentira -nunca fue un paciente oncológico- es una mancha para el proceso y también para la confianza de los miles que creyeron en él y solidarizaron con su falsa condición de salud.

Otros protagonistas fueron uniformados que dañaron a manifestantes. Uno de ellos es Claudio Crespo, quien espera en libertad el juicio contra las agresiones que cegaron a Gatica. Otro es Patricio Maturana, a quien la Fiscalía pide 12 años de prisión por las agresiones con una bomba lacrimógena en contra de Fabiola Campillai, una mujer que se dirigía a su trabajo en Carozzi y que hoy, luego de perder tres de sus sentidos por la agresión, se encuentra en campaña para llegar al Senado.

Otra figura del estallido fue el presidente Sebastián Piñera, quien aseguró que la manifestación era equivalente a un conflicto bélico. “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie, que está dispuesto a usar la violencia y la delincuencia sin ningún límite”, vociferó en los primeros días de la manifestación.

Piñera y su gobierno fueron cuestionados internacionalmente por el actuar de las instituciones policiales durante las manifestaciones. No sólo eso: hay una investigación en curso a raíz de cinco querellas contra el Presidente Piñera, además del exgeneral director de Carabineros Mario Rozas, y los ex ministros del Interior Andrés Chadwick y Gonzalo Blumel –entre otras autoridades–, por sus eventuales responsabilidades en supuestos delitos de lesa humanidad ocurridos durante el estallido.

Por las eventuales responsabilidades del Presidente, un grupo de parlamentarios presentó una acusación constitucional en su contra en diciembre del 2019. Fue rechazada en la Cámara de Diputados. Hoy, diez meses después, el mandatario enfrenta una nueva acusación constitucional tras los antecedentes que vinculan con el cuestionado caso compraventa de la minera Dominga.

El estudiante de Sicología tenía 21 años el 8 de noviembre del 2019, cuando fue herido por balines en sus dos ojos. Estos habrían sido disparados por el exteniente coronel de Carabineros Claudio Crespo Guzmán, quien hoy está imputado como el autor de los disparos que dejaron ciego al joven.

Las lesiones a Gatica ocurrieron en un contexto donde se registraron más de 200 casos de lesiones oculares en el marco de la manifestaciones sociales. La agresión al universitario fue de las más graves. La noticia recorrió el mundo.

A partir de su ceguera, Gatica ha debido rehacer su vida. Hoy cursa los últimos semestres de Sicología en la Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

Aprendió a leer braille y a usar bastón. Además se ha mantenido en contacto con otras víctimas de represión policial. Sobre ese punto, junto a amigos creó un sitio de memoria llamado Evadiendo.cl,........

© The Clinic


Get it on Google Play