We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

¿Un astrónomo trabajando en una empresa de retail?: El cambio de piel de los astrónomos jóvenes chilenos

6 19 5
20.09.2021

“El programa de formación en ciencia de datos más grande de Europa. Cinco semanas de formación intensiva basada en proyectos que convierten a excepcionales doctorados y maestrías analíticas en científicos de datos”. Eso decía el anuncio que le apareció en Facebook, en 2018, a Sebastián Marchi (34), PhD en Astrofísica. Esas palabras se convirtieron para él en un giro completo en su camino laboral. Hoy trabaja como científico de datos (Data Scientist) en Sodimac.

En ese entonces, a Marchi le quedaba un año para presentar la tesis de su doctorado en la Universidad de Chile. Era la cuenta regresiva de una carrera que había comenzado 13 años antes, cuando creía que la astronomía era mirar por telescopios y que observar el espacio no tenía el limitado número de puestos que actualmente dispone para astrónomos, o mejor dicho para doctores en Astronomía. Con el tiempo se iría dando cuenta que nada de eso eran certezas.

***

Luego de cinco años de pregrado en Astronomía, más cinco años en un doctorado en la misma disciplina en la U. de Chile, más dos años trabajando como investigadora en Londres, Maritza Soto (31) la astrónoma chilena, conocida por haber descubierto tres planetas o cuerpos celestes, decidió cambiar de rubro.

“Hacer investigación es bastante difícil y hay que tener mucha motivación para que se te ocurran nuevos proyectos. Implica mucho esfuerzo y dedicación porque hay que estar atento a lo que otros investigadores están haciendo, hay que ser proactivo en ser parte de colaboraciones. Es harto trabajo”, dice Maritza desde Londres. Hay muy pocos lugares donde una profesional como ella puede ir para tener un trabajo estable en su especialización. Y eso que la carrera de Astronomía es de las más exigentes académicamente hablando: tiene de los puntajes de corte más altos para entrar a estudiar y requiere alrededor de 10 años de estudios.

Normalmente cuando se termina un doctorado, estos nuevos astrónomos y astrónomas empiezan a trabajar como investigadores en postdoctorados, lo que tiene una duración de dos o tres años. A diferencia de otras carreras, en Astronomía no se lanzan al mundo laboral para quedarse ahí, recibiendo un sueldo estable ni con contrato indefinido. Esos años de estudio son la base para comenzar una carrera en constante movimiento, no sólo entre trabajos, sino que entre país y país.

“Se puede ir a trabajar a cualquier lugar del mundo porque es la misma astronomía en todos lados. Normalmente son universidades o centros grandes de investigación. Pero no son muchos los lugares al final y hay muchos graduados cada año”, cuenta Maritza Soto. Es, por lo tanto, un ambiente muy competitivo. Ella dice que, aunque se ganara un segundo postdoctorado, después de esos tres años tendría que nuevamente buscar otra investigación, otro trabajo con horas indefinidas, pero con límite de duración, en el que recibe su pago por boletas a honorarios.

Luego de cinco años de pregrado en Astronomía, más cinco años en un doctorado en la misma disciplina en la U. de Chile, más dos años trabajando como investigadora en Londres, Maritza Soto (31) la astrónoma chilena, conocida por haber descubierto tres planetas o cuerpos celestes, decidió cambiar de rubro.

Cansada de eso, de esa inestabilidad del mundo científico, Maritza también dio un giro. Este año terminó un postdoctorado en Londres y en mayo comenzó con su actual trabajo como analista de datos en L&G, una empresa de servicios financieros en Inglaterra.

La incertidumbre laboral es el flanco ingrato de esta carrera. “Son las partes que nadie te cuenta al estudiar Astronomía”, dice Joaquín Prieto (39), astrónomo que realizó dos postdoctorados luego de terminar su PhD en Astrofísica. En 2019, aburrido de esa inestabilidad, como la define, decidió cambiar de área y entró como analista de datos en Ernst & Young (EY), una consultora multinacional. “Con el doctorado nadie te asegura nada y ahí te vas dando cuenta que el campo es súper reducido, no hay instituto en ciencias que te pueda absorber y la solución es seguir con postdoctorados que son trabajos con plazos fijos. Si buscas más estabilidad, literalmente no hay. O sea, si están saliendo 50 astrónomos o 30 doctores por año, tienes uno o dos puestos fijos en la academia. Entonces un gran porcentaje queda fuera de la carrera académica pensando en universidades”, agrega.

La solución a esto es participar en proyectos con contratos a plazo fijo, que Joaquín........

© The Clinic


Get it on Google Play