We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Pablo Simonetti mira a Kast: “Sus visiones son muy retrógradas y nos harían retroceder años en los avances para respetar la dignidad de las personas”

6 13 89
30.11.2021

“Me sigo sintiendo muy abatido”. Sentado en su terraza, mirando Las Condes desde las alturas, el escritor Pablo Simonetti pronuncia esas cinco palabras con seriedad. Es martes. Han pasado dos días desde la elección presidencial donde José Antonio Kast y Gabriel Boric pasaron a segunda vuelta, separados apenas por dos puntos de diferencia en sus votaciones. Arriba el candidato del Frente Social Cristiano; poco más abajo el de Apruebo Dignidad. Simonetti dice que esa situación le tironeó hacia abajo el ánimo.

Se supone que Simonetti debería estar más contento. Hace unas semanas publicó su última novela, “Los hombres que no fui”. Una ficción que -como todas las suyas- despega desde su propia biografía: un escritor recuerda los años 90, cuando su clase social acomodada le imponía reglas rígidas; mientras él luchaba por encontrar su lugar en el mundo. Por vivir como un hombre gay, por ser escritor, por trazar una huella propia. Un relato que también habla de otros que lo acompañaron durante esos años intensos; y cómo algunos de ellos se quedaron en el camino, mientras él sobrevivía.

La idea, de hecho, era que esta entrevista se metiera enseguida en la literatura y en su alma de narrador. Pero la contingencia y los últimos hechos políticos cambiaron obligatoria y drásticamente el comienzo de esta conversación con quien es, además de novelista exitoso, director de Iguales y de Espacio Público.

“Quizás el hecho de que esta mañana se haya aprobado el proyecto de matrimonio igualitario en la Cámara de Diputados me levantó algo el ánimo -continúa Simonetti-, pero es difícil comprender que en nuestro país haya una mayoría tan importante de gente capaz de votar por Kast, una persona que tiene este corazón discriminatorio, que tiende a separar el mundo entre los buenos y los malos, entre una forma de vida que supuestamente es ejemplar y el resto son vidas perdidas. Un hombre que ha tenido además una larguísima historia de declaraciones y acciones en contra de los derechos de la diversidad sexual, y también de las mujeres y del feminismo. Ha sido difícil de tragar y está generando una serie de reacciones de qué voy a hacer respecto a eso, cómo me voy a involucrar en una campaña activa de rechazo a esa candidatura”.

-¿Estás dispuesto a trabajar por Boric si fuera necesario?

-En esto no tengo dudas: voy a votar por Boric. No voté por él en primera vuelta, pero voy a votar ahora por él. Sobre todo porque ya he visto señales de su parte, de abrirse en los temas en que hay más controversia en cuanto a su programa, que podrían ser los temas económicos o la posibilidad de llevar a cabo esas reformas que él plantea de manera progresiva y no simultánea, porque si no la presión sobre el Estado, sobre el erario nacional, sería gigantesca.

“Es difícil comprender que en nuestro país haya una mayoría tan importante de gente capaz de votar por Kast, una persona que tiene este corazón discriminatorio, que tiende a separar el mundo entre los buenos y los malos, entre una forma de vida que supuestamente es ejemplar y el resto son vidas perdidas

-¿Qué explicaciones tienes para los resultados de la elección del domingo 21?

-No soy uno de esos buenos sociólogos capaces de dar las explicaciones; lo digo para que la gente no piense que estoy hablando con algún grado de autoridad, porque no la tengo. Pero creo que hubo claramente dos elementos principales. Uno es la incertidumbre económica que se produce a propósito de cambios que pueden afectar el trabajo o los mercados de capitales, y preguntas sobre cómo va a ser llevado esto en adelante. Y lo otro es la seguridad, cómo poder salir y llegar a tu casa sin miedo; porque a la inseguridad que ya existía respecto de la delincuencia y narcotráfico, ahora se agregó la delincuencia por los sucesivos hechos de violencia y tomas de espacios que ya no se podían transitar debido a esta especie de ley de la calle que primaba en esos lugares. Eso, me imagino, está en la conciencia de muchas personas que no son partidistas y sienten que la candidatura de Kast les puede dar quizás una certeza mayor en ese sentido.

-Pero también importa la forma en que se enfrenta esa inseguridad, aquí no todo vale…

-El problema que veo es que Kast promete mano dura, y esa mano dura no es la solución o la única solución a estos problemas. Creo que siempre con la delincuencia, con la violencia callejera, con el narcotráfico, hay que tener mano dura, pero siempre tienes que hacerlo respetando los derechos humanos, el sistema de justicia; y las propuestas de Kast sencillamente tratan de pasar por encima de esos derechos básicos que todos compartimos y nadie quiere que una brutalidad en la calle se convierta de otra forma en una brutalidad del Estado o policial. Entonces ahí Boric tiene que dar certeza en este tema… Pero claro, Boric ha tenido problemas en ese sentido con el indulto, con las leyes que trataban de evitar los saqueos, ha habido una comunicación que para una persona que no está metida en el mundo político perfectamente se puede entender como que no hay una verdadera voluntad de paz pública. Y eso asusta.

-Se ha criticado que desde la política hay intelectualización del problema, pero poca escucha de los ciudadanos comunes y corrientes.

Exacto. Pero a mí me parece que Gabriel Boric tiene la disposición a escuchar e integrar visiones en su candidatura , y eso me da esperanzas de que se pueda crear una mayoría en torno a él. Y me parece una persona sensata, inteligente, culta, con capacidad de crecimiento personal. Pienso todo lo contrario de Kast. Pienso que es una persona muy limitada por sus prejuicios y su forma de vida, y que cree que hay una forma de vida única para ser bueno y valioso en la vida, y el resto de las formas de vida las ve como una amenaza. Y ésa es la esencia de la amenaza fascista que hay detrás: la amenaza fascista es que comienzas a imponer una visión de sociedad y sobre todo una visión de las vidas individuales, de cómo tienen que ser para cumplir lo patriótico, lo religioso, lo heterosexual y así.

“Pero claro, Boric ha tenido problemas en ese sentido con el indulto, con las leyes que trataban de evitar los saqueos, ha habido una comunicación que para una persona que no está metida en el mundo político perfectamente se puede entender como que no hay una verdadera voluntad de paz pública. Y eso asusta

-Kast pasó en el primer lugar a segunda vuelta. Y tradicionalmente en Chile, quien pasa primero al balotaje, aunque sea de manera ajustada, termina electo. ¿Eso te asusta?

-No tiene nada que ver. Hay una de todas las otras primeras vueltas que fue muy peleada, Lagos y........

© The Clinic


Get it on Google Play