Faltan pocos minutos para que comience el partido en el mítico Maracaná, en Río de Janeiro. Más de 70 mil personas, casi todas vestidas de rojo y negro, esperan el pitazo inicial. El rival, será el actual campeón de la liga, el Atlético Mineiro de Belo Horizonte. En juego está el paso a los cuartos de final de la Copa de Brasil. La multitud está enfervorizada y repleta este escenario que ha marcado la historia con dos finales de la Copa del Mundo. Incluida aquella de 1950, cuando la selección de Uruguay derrotó a los locales en uno de los más grandes batacazos de los mundiales.

Con pantalones anchos y exhibiendo su trabajado e inconfundible corte, Arturo Vidal camina cómodamente por el túnel que lleva a la cancha. Apenas el público lo divisa, comienzan los vítores. La hinchada del rubronegro, el equipo más popular de Brasil con más de 50 millones de fanáticos, recibe a su nuevo recluta. Arturo levanta los brazos desde el pasto y luego hace un video con su teléfono celular. Unos minutos más tarde, sus nuevos compañeros lo saludan con emoción mientras hacen el calentamiento previo. No es la presentación oficial, solo una bienvenida espontánea para esta nueva figura, que ha conquistado el corazón de todos.

El King. El Rey. Su apodo viene de un alcance de nombre con el legendario personaje de la literatura europea. No se sabe si realmente existió, pero Arturo de Bretaña o King Arthur fue siempre representado como el monarca ideal, tanto en la paz como en la guerra. Y acá, en esta parte del mundo, la asociación parece tener mucho sentido.

Ha sido un camino largo para el que nació en la comuna de San Joaquín hace 35 años. En Colo Colo, fue divisado por el gran exdelantero alemán Rudi Völler que lo llevó al Bayer Leverkusen. Ya estaba en la élite, pero era solo el comienzo. Vidal tiene en su vitrina 23 títulos, algo que ningún otro futbolista de nuestro país ha logrado. También obsesionó a los mejores técnicos, que lo buscaron para imprimir potencia, personalidad, lucha y buen fútbol a sus equipos. Guardiola, Ancelotti, Heynckes y Conte, siempre respondieron con alabanzas cuando les preguntaron por el que además, es el chileno con más partidos en clubes del Viejo Continente: 606. En la selección, fue el motor de una hazaña irrepetible: 2 Copas América contra la Argentina de Messi.

Éste es, al que todos en el estadio reconocen como ídolo, sin aún haber jugado un solo minuto con el Clube de Regatas do Flamengo, fundado en 1895 por un grupo de aficionados al remo y que se convirtió en campeón Intercontinental venciendo al Liverpool. Actualmente, es el club más valioso de Brasil y el noveno más importante del siglo XX según la FIFA.

No fue una elección demasiado difícil para Arturo, que siempre manifestó su sueño de jugar en la Cidade Maravilhosa. A pesar de haber dejado una marca imborrable en Múnich y Turín, sentía una atracción especial por la tierra de Vinícius de Moraes, donde el Atlántico baña las playas de Leme, Leblon e Ipanema, y donde también se respira fútbol los 365 días del año. En ese lugar, el King quiere conseguir otra corona para Flamengo, la tercera Libertadores, como la del 2019 ante River Plate y la de 1981, con el enorme Zico a la cabeza.

El King. El Rey. Su apodo viene de un alcance de nombre con el legendario personaje de la literatura europea. No se sabe si realmente existió, pero Arturo de Bretaña o King Arthur fue siempre representado como el monarca ideal, tanto en la paz como en la guerra. Y acá, en esta parte del mundo, la asociación parece tener mucho sentido.

En pocos días, lo podremos ver debutando con la camiseta negra y escarlata. Será el inicio de otra aventura, de la siguiente campaña del Rey Arturo. No sobre los verdes campos de Gran Bretaña, como ese legendario monarca del medioevo, sino que en el Maracaná, donde seguro se convertirá en líder de duras y nuevas batallas.

QOSHE - Arturo Vidal en Flamengo: El Rey está donde quiere estar - Matías Fuenzalida
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Arturo Vidal en Flamengo: El Rey está donde quiere estar

5 3 0
22.07.2022

Faltan pocos minutos para que comience el partido en el mítico Maracaná, en Río de Janeiro. Más de 70 mil personas, casi todas vestidas de rojo y negro, esperan el pitazo inicial. El rival, será el actual campeón de la liga, el Atlético Mineiro de Belo Horizonte. En juego está el paso a los cuartos de final de la Copa de Brasil. La multitud está enfervorizada y repleta este escenario que ha marcado la historia con dos finales de la Copa del Mundo. Incluida aquella de 1950, cuando la selección de Uruguay derrotó a los locales en uno de los más grandes batacazos de los mundiales.

Con pantalones anchos y exhibiendo su trabajado e inconfundible corte, Arturo Vidal camina cómodamente por el túnel que lleva a la cancha. Apenas el público lo divisa, comienzan los vítores. La hinchada del rubronegro, el equipo más popular de Brasil con más de 50 millones de fanáticos, recibe a su nuevo recluta. Arturo levanta los brazos desde el pasto y luego hace........

© The Clinic


Get it on Google Play