We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

El País y la Marcha de las 7 avenidas

1 0 0
18.10.2019

Hay voces que garabatean trazos de arrecha ternura en el cartón emborronado de la historia.

Manos que graban revolución en la rancia corteza del árbol de gélido hierro capitalista.

Olas como mares que dibujan huellas de libertad sobre el bañado asfalto de la ciudad insurgente.

Llamaradas de vida viviente que suman leña subversiva al fuego eterno de los olvidados.

Mareas humanas que desbordan avenidas como torrente de agua bajo la lluvia sin ciudad que las contenga.

Cielos que desprenden su aguacero como llanto sobre el fuego, como tierra mojada de despedida, llano y horizonte.

Hay hombres en la historia que dibujan mañana de palabra vieja y esperanza de nuevo tipo.

Si algo se ha sembrado en estos 20 años de proceso bolivariano es memoria. Chávez se encargó de devolver la historia emancipadora a la mesa, al cubierto, a la caraota, a la arepa cotidiana. Es por eso que al pueblo venezolano le gusta recordar. No son pocas las conversaciones donde aparece un glorioso día de octubre en el recuerdo como agua refrescante en época de sequía, como fuego alentador en tiempos de hielo contrarrevolucionario. La conocida como Marcha bajo la lluvia o Marcha de las 7 avenidas, de un 4 de octubre de 2012, es una jornada que planea sobre el imaginario colectivo de todo chavista. Memorial de lucha, despensa de nostalgia, manual de resistencia, llanura de conciencia movilizadora.

Con una cola de 23 kilómetros de autobuses para entrar a Caracas, esa marcha coloca un hito en la ancha historiografía popular del chavismo. Para muchas voces, la movilización más grande en la historia bolivariana. Con las 7 avenidas principales de Caracas inundadas de fuego, Chávez sale al escenario y habla a los presentes bajo una torrencial lluvia de octubre, que riega sus palabras como siembra de futuro fértil.

“Nosotros venimos de lejos, esta batalla es larga. Esta batalla tiene más de 500 años en esta tierra. Aquí estamos hoy los hijos de Guaicaipuro. ¿Quién se siente aquí Guaicaipuro? Todos somos Guaicaipuro. Y su grito de guerra contra el imperio español, Ana Karina Rote, de ahí venimos nosotros, de la resistencia........

© Tercera Información