We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

De Angostura a una nueva América Nuestra

3 0 0
16.02.2019

Las palabras del gran tribuno de Angostura esparcidas como semillas por los vientos libérrimos del Orinoco de 1819, fueron dictadas por la pasión, y la fuerza del amor a la libertad, la justicia y la humanidad.

Durante mucho tiempo había analizado el Libertador los sistemas de gobierno que habían brillado sobre la tierra para sugerirnos caminos y cartas de navegación que condujeran a la estructuración de gobiernos, que concebidos pensando en lo mejor para sus pueblos, produjesen la mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política.

Sin copiar códigos extranjeros, y recurriendo a leyes propias redactadas con el limo terroso de nuestra geografía y nuestras costumbres, pero siempre con la bendición del soberano que es el pueblo, quería Bolívar leyes justas, legítimas y sobre todo útiles.

Estimaba que para formar un gobierno estable se requiere la base de un espíritu nacional, que recogiendo el sentir del soberano, reduzca el roce entre los gobernantes y los gobernados, lo cual exige al frente de las instituciones a mujeres y hombres virtuosos que amen la patria, ciudadanos de moral intachable, no corruptos ni ladrones; Servidores públicos que nunca pierdan de vista que sólo están autorizados por la Constitución para hacer el bien y no el mal. Y que el pueblo no es ni rebaño ni manada, ni el polígono de la maldad de pastores crueles y tiránicos. El pueblo es el soberano, es el que manda. Y al pueblo se le respeta. Él mismo sabrá dispensar amor a los altos cargos más virtuosos y justos.

Las bases de un gobierno republicano -predicaba El Libertador Simón Bolívar hace 200 años en Angostura- deben ser la soberanía del pueblo, la división de los poderes, la libertad civil, la proscripción de la esclavitud, la abolición de la monarquía y los privilegios. Necesitamos de la igualdad para refundir, digámoslo así, en un todo, la especie de los hombres, las opiniones politicas y las costumbres públicas.

La necesaria sinfonía de los poderes para hacer la felicidad del pueblo, que reforzada con un cuarto movimiento o potestad cuyo dominio era la infancia y el corazón de los hombres, “un cuarto poder que........

© Tercera Información