We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Medios mercantiles para embrutecer al pueblo

1 0 0
24.08.2019

Las «narconovelas», las telenovelas (o «telebobelas») turcas, la sección de farándula de los noticieros, la televisión chatarra y los programas de risas de los medios de comunicación poderosos dan rabia, porque les hace falta rigor, calidad, compromiso y pasión por la verdad, que dijo el filósofo mexicano Fernando Buen Abad. Las cosas importantes de la sociedad las tratan con demasiada mediocridad. Quizá pretenden trivializarlo todo para luego hacerlo trizas.

No pocas veces los medios comercializadores de noticias suprimen la esencia para hinchar la apariencia de los hechos (algo equiparable con la posverdad). Con frecuencia los comerciantes de la información proveen verdades a medias, realidades fuera de contexto o distorsionadas, o exprimen al extremo la tan cacareada equidistancia periodística, que, como advierte el periodista español Pascual Serrano, consiste en ponerles micrófonos a dos versiones enfrentadas, para ahorrar el esfuerzo que exige la investigación de la autenticidad de los acontecimientos o –sencillamente– para no granjearse enemigos y fingir equilibrio informativo. Con todo eso, la equidistancia del periodismo no deja de ser una actitud de gallina y mojigata.

Ya sabemos que una verdad mal divulgada, retocada y manoseada corre el riesgo de convertirse en una falsificación de la realidad; digo más, se convierte en una falsa noticia, sobre todo cuando se ansía influir en la opinión pública y ganar audiencia. Ya sabemos que el deseo de impactar y lograr la conversión de más seguidores, modelándolos para determinados fines conlleva el peligro de tejer y difundir embustes. Quien se aplica a la orfebrería del engaño se constituye en un embustero manipulador de sucesos.........

© Tercera Información