We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Apuntes recientes sobre geopolítica mundial

1 0 0
17.07.2020

En mi anterior artículo hubo algunos desajustes de orden semántico que quise corregirlos, pero, la reacción fue tarde, el apunte ya estaba en prensa.

Ante todo hay una enorme preocupación en las prensas informativas por las perspectivas mundiales. Se abre o no, una nueva época, esa es la disyuntiva inquietante. Unos hablan del “socialismo” chino tipo Teng-Xi. Otros deambulan en las tesis que difunden los laboratorios ideológicos del pentágono: post capitalismo, post modernismo, etc.

No hay que olvidar que tras los hechos de 1973 cuando el sistema se desliza a un ciclo económico largo depresivo, el porvenir estaba encaminado hacia una profunda inflexión que inevitablemente debía anclar en una nueva situación mundial.

Esto implicaba claridad en la historia, claridad en lo que ocurría en el mundo, sobre todo, desde el año 2008 pasando por 1973 tal como está señalada más arriba. Y en estos últimos tramos, desde finales de 2016 cuando implosiona la arquitectura del dominio imperialista occidental (finales del 2016) y totalmente aclarada en octubre de 2017 cuando el ejército estadounidense es derrotado en la península coreana, que como sabemos de inmediato condujo a la apertura de una nueva situación mundial que entre otras ya avanzaba bajo una nueva estructura económica capitalista mundial con China como máxima potencia capitalista seguida por Estados Unidos, India, Japón, Alemania y Rusia, además, con una Rusia como máxima potencia militar del mundo y, cuatro principales potencias militares encabezadas por Rusia, seguida por Estados Unidos, China y la RPDC. Todas estas enseñanzas jamás debieron haberse olvidado.

Por supuesto la respuesta de la vieja burguesía estadounidense a todos estos cambios ha sido un rotundo rechazo, porque sencillamente aquellos cambios la estaban hundiendo, primero, su economía y, luego, su hegemonía mundial y, sobre todo, al no haber podido definirlo directamente con las fuerzas de Rusia y China por su inmenso terror al armamento nuclear, ha estado incendiando el planeta desde finales de 2016 tratando de recuperar aquel poder y hegemonía mundial. Sus provocaciones han sido persistentes, particularmente muy graves desde la llegada de Donald Trump (enero de 2017) a la Casa Blanca y cuyo gobierno se ha caracterizado por ser un régimen de claro tinte fascista que ha ensangrentado el planeta entero.

Entonces esto ha conducido a un importante agolpamiento de los acontecimientos mundiales con un clímax máximo que sacude el planeta y exige su pronto desembalse. Esto fue muy claro desde finales de 2019 cuando a nivel mundial estaba por explotar aquella acumulación de las graves contradicciones capitalistas por las incapacidades de las tres más grandes burguesías por dirimir sus situaciones.

Sencillamente era una situación, cuya raíz se extendía hasta el año 2010 cuando se impuso la multipolaridad, lo recalco nuevamente, exactamente cuando Estados Unidos fue incapaz de definirla directamente con las otras dos superpotencias (Rusia y China) porque ya estaba disminuida, incluso militarmente, aceptando entonces, de facto, la paridad estratégica.

Como sabemos, luego se consumó el ataque bacteriológico orientado a destruir lo más importante de las fuerzas productivas, que en este caso era la fuerza de trabajo, también cortar el avance económico de China. Así concretaron aquel complot. Fue una acción desesperada. No olvidemos los miles de intelectuales y científicos que están a su servicio. El pentágono y sus laboratorios de la guerra estaban en una febril actividad.

Después de aquel mortífero día (noviembre de 2019, ataque bacteriológico), podemos decir con absoluta certeza que sus consecuencias fueron verdaderamente monstruosas e increíblemente insoportables para el proletariado, los maestros, oficinistas, médicos, enfermeros, estudiantes y seres humanos que viven, el día a día, es decir, las inmensas masas que pueblan el globo terráqueo. Fue una situación sin precedentes en la historia del sistema capitalista mundial. Los países entraron en colapso en sus exportaciones e importaciones. Se han venido abajo los suministros de bienes y servicios. El comercio mayorista y minorista llegó a una completa reducción. Mientras de Este a Oeste y de Sur a Norte del planeta avanza una gigantesca........

© Tercera Información


Get it on Google Play