We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Una vaca muy viva: hidrocarburos en la era Fernández

1 0 0
18.10.2019

“En el proceso de desarrollo de una cosa compleja hay muchas contradicciones

y, de ellas, una es necesariamente la principal, cuya existencia y desarrollo

determina o influye en la existencia y desarrollo de las demás contradicciones”.

Sobre la Contradicción, Mao Zedong (Agosto de 1937)

El futuro gobierno argentino, además del sustento que le den los votos que consigan Alberto Fernández y Cristina Kirchner en las elecciones del próximo domingo 27 de octubre y de la diferencia que logren sobre el derrotado oficialismo de Mauricio Macri, Elisa Carrió y Miguel Pichetto, se sostendrá en un fenomenal acuerdo inaugural entre distintos partidos políticos, centrales obreras, movimientos sociales, la inmensa mayoría de los gobernadores e intendentes argentinos, uniones patronales y de comercio, sectores agrarios, universitarios, religiosos.

Alrededor de ese núcleo policlasista y multisectorial, pocas veces alcanzado en la política local, sobrevolará -ya lo está haciendo- la presión de las representaciones de los sectores más poderosos y concentrados de la economía y las finanzas transnacionales, articulados con los operadores del mercado nacional.

Cuando más estratégico y de importancia global es el área de la que deberá ocuparse el nuevo gobierno, más fuertes serán las presiones, más duros los condicionamientos y más conspirativos los lobbies. Conforme avancen las políticas de redistribución con inclusión social, las corporaciones, la banca internacional y sus buitres, el complejo de poder estadounidense y sus aliados internos, más desestabilizadoras serán las presiones, y hasta podrán llegar a convertirse en destituyentes. Será un juego de tensión permanente.

En el centro de esa dinámica de intereses comerciales, soberanía, derechos laborales y de los pueblos originarios, necesidad de divisas, ambientalismo, federalismo, está y estará el mega yacimiento patagónico de hidrocarburos de Vaca Muerta, bajo el Lof de la comunidad mapuche Campo Maripe, con su reserva estimada en 16.000 millones de barriles y cálculos sobre una potencialidad que lleva al país hasta el segundo lugar mundial en recursos no convencionales y al cuarto en petróleo, y con la posibilidad de contribuir a la solución del permanente déficit de cuenta corriente y al consecuente camino de un desarrollo sustentable, productivo e inclusivo.

A partir de las internas del 11 de agosto, que quemaron etapas y convirtieron a la inminente “primera vuelta” electoral en la ronda definitiva que impulsará al candidato del Frente de Todxs hacia la Casa Rosada y, por lo tanto, hacia el mando de la botonera energética del país, los grupos de presión se expresaron, de manera directa pero a puertas cerradas, ante los equipos de Fernández y, a través del alambique de los medios concentrados de comunicación que, ya convencidos de que no habrá revancha para su actual socio presidencial, le dan aire a las versiones que interesan a los pesos pesados del petróleo mundial.

El nuevo “relato energético” incluye, como en todos los temas, la construcción de “diferencias insolubles” en el seno de la alianza de Los Fernández, y la exageración sobre las visiones divergentes, que las hay, tanto como lo permite la amplitud de la construcción que permitió derrotar a menos de cuatro años de su asunción al gobierno que causó mayor daño a la población en menos cantidad de tiempo, en base a la ejecución de un plan de negocios que se limitó, básicamente, a maximizar las ganancias de algunas franjas agroexportadoras y del sector financiero, y, precisamente, del energético.

Ese “antagonismo interno” es presentado como un enfrentamiento sin posibilidad de complementariedad dentro de un plan energético integral, que convierta al yacimiento en una herramienta estratégica de generación de divisas, para lo que se requiere la instalación de terminales de licuefacción del gas y, en paralelo, desarrolle el consumo interno, con ampliación del servicio de gas a los millones de argentinos que hoy carecen del mismo y abaratamiento de tarifas a través de la desdolarización de determinados tramos de la producción y la distribución.

Pareciera estar en lo cierto el autor de la cita que abre esta nota, aquel líder cuyas prácticas y escritos fueron leídos en profundidad e incorporados a sus análisis por un lejano admirador argentino, el general Juan Domingo Perón. Mao, que logró que su país diera un salto desde el medioevo rural hasta el Siglo XX, con la proclamación de la República Popular China el 1º de octubre de 1949, explicó que la contradicción es esencial a cada proceso y motor de las transformaciones y distinguió entre las diferencias insalvables, de resolución prioritaria, y aquellas que son secundarias y tolerables en la coyuntura.

Lejos de Beijing, el yacimiento asentado en el subsuelo argentino de las provincias de Neuquén, Río Negro, La Pampa y Mendoza requiere de un desenvolvimiento sostenido y sustentable que, en el marco de las necesidades del desarrollo socioeconómico general, contemple tanto los requerimientos internos como las posibilidades externas, por encima de los intereses de particulares, empresas o sectores y con YPF como actor principal del proceso.

Casting para una película compleja

La velocidad del crecimiento de la producción en Vaca Muerta de gas no convencional -incrustado en rocas sedimentarias a gran profundidad, pero de idénticas cualidades y aplicaciones en el mercado que el gas natural- fue de “Fórmula 1“. En dos años pasó de 5 a 33 millones de metros cúbicos diarios.

Cristina Kirchner rubricó el acuerdo entre YPF y la estadounidense Chevron en julio de 2013, destinado al desarrollo de la producción de hidrocarburos no convencionales en Vaca Muerta. En ese momento el macrismo se opuso, alegando la existencia de unas “cláusulas secretas” que olvidó al llegar a la Rosada, desde donde intentó instalarse como padre de una criatura cuya evolución y horizonte zanja la mayoría de las grietas y sutura casi toda diferencia política. Liberales y peronistas, privados y estados, Los........

© Tercera Información