We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Un puesto inmerecido, por Naky Soto

2 10 0
18.10.2019

Twitter: @Naky

Venezuela es el primer país latinoamericano en ser investigado por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDH), luego de que la Alta Comisionada en la materia, Michelle Bachelet, presentara sus informes (escrito y orales) que evidencian la violación sistemática a los derechos humanos que ejecuta el Estado. Pese a la oposición de la región y de muchas ONG, a la tardía candidatura de Costa Rica y a la diplomacia de comunicados de las naciones aliadas, Venezuela ocupará uno de los dos asientos disponibles para la región, en plena emergencia humanitaria compleja. El discurso del chavismo por este “logro” no dista de su mensajes habituales: no hay víctimas, derechos, ni compromisos de protección, solo “logros históricos” que demuestran el “apoyo” del que gozan. Nicolás no gana absolutamente nada con este escaño, más que la bulla y la comprobación de que los puestos responden antes a un juego de poder global, que a la defensa de los derechos humanos. Los regímenes menos democráticos superan en número a las democracias, punto, pelota. Al igual que cayeron los logros afianzados por diplomas de la FAO, este escaño no elimina los crímenes de lesa humanidad cometidos por el chavismo.

Revisemos el apoyo

No es inédito que un gobierno violador de DDHH ingrese al Consejo. En efecto, la diplomacia chavista y cubana fue capaz de conseguir apoyo político en la ONU, al igual que Mauritania (con más de 500,000 esclavos), Libia (entrampada desde 2011 en protestas antigubernamentales), y Sudán, cuyas fuerzas de seguridad han reprimido con violencia a sus ciudadanos a favor de la democracia, generando centenas de heridos y muertos. Esta elección es una cachetada a las víctimas de las violaciones, pero también a los esfuerzos diplomáticos, y les toca evaluar quien votó por........

© Tal Cual