We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Cabecera a 45 grados, por Gustavo J. Villasmil-Prieto

4 40 1
01.12.2018

@gvillasmil99

“El problema central en la insuficiencia cardíaca no es que los pacientes tengan

dificultad para respirar o que retengan líquido: el problema es que mueren”.

Arnold M. Katz, MD

El exhausto corazón de aquel pobre hombre que admitimos a la sala de hospitalización ayer parece haberlo dado todo. Después del devastador infarto que sufriera hace poco, la capacidad de bombeo de su miocardio había quedado tan mermada que su vida se redujo a una elemental dinámica entre la cama y la silla. Fue un lunes, nos cuenta, a eso de las siete de la mañana. Trataba con grandes esfuerzos de entrar a empellones en un vagón del metro en la estación de Capitolio. Eran días de mucha angustia en los que fumaba sin cesar y las carencias de casa le habían sustraído del cuidado de sí. Hipertenso y con “el azúcar alta” como era, debía seguir indicaciones en cuanto a medicación y dieta que muy mal se avenían con su precaria condición de trabajador a salario mínimo en el país del millón por ciento de inflación.

Y la resulta fue esa: el dolor opresivo instalado de súbito en pleno pecho, el “corrientazo” en el brazo izquierdo, las náuseas, el “sudor frío” y pegajoso y aquella sensación de muerte inminente que jamás olvidaría. Tendido quedó en pleno anden, rodeado de piadosos transeúntes que suplicaban auxilio al tiempo que cuidaban que el infortunado no resultara desvalijado por el malandraje que se ha apoderado de esta ciudad y sus espacios. Nadie apareció sino hasta pasadas las nueve. Lo metieron en una ambulancia. Comenzaba así el segundo acto de su drama: el del “ruleteo” hospitalario. Una hora tras otra, de hospital en hospital. Y el dolor allí. Serían las siete u ocho de la noche cuando por fin lo recibieron en el nuestro.

Habían transcurrido doce desde el inicio de los síntomas. Nada había ya que hacer sino esperar a ver qué había quedado de aquel miocardio que temprano en la mañana latía exangüe. Ahora ya lo sabemos: no puede cepillarse los dientes sin sentir........

© Tal Cual