We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

“Más allá de las nubes, el sol”; por Gustavo J. Villasmil-Prieto

2 7 4
09.03.2019

@gvillasmil99

Con ocasión del Natalicio de Vargas y Día del Médico,
a la memoria de mi padre, profesor doctor Humberto E. Villasmil Farías (LUZ, 1955)
Un pediatra de hospital público

Papá, viejo doctor:
La casa paterna se mantiene tal cual tú y mamá la dejaron antes de partir hacia otra aún más grande, la casa del Padre en el Cielo. Nada ha cambiado en ella como no sea por la solemne instalación del silencio en lo que en otro tiempo habría sido un incesante bullicio de voces, de risas y de trastear de vajilla en la preparación de la cena de celebración del natalicio de Vargas en esta, tu casa de médicos.

Sábanas fantasmales cubren los muebles. Sobre el viejo piano, las fotografías de los que ya no están; voces que ya solo resuenan en nuestros corazones. Y con ellas, tus viejos libros, valiosas joyas que atesoraste por más de medio siglo en tu biblioteca. Aquí permanecen todavía, mudos, el alemán Karl Ludwig Aschoff y su monumental tratado de patología junto a los de Jesús Kumate y Gustavo Gordillo Paniagua, tus apreciados maestros de la gran escuela mexicana.

También están donde los dejaste el tratado de Fanconi, el más notable de la pediatría italiana y la semiología de los argentinos Oswaldo Fustinoni y Pedro Cossio, este último -me decías- cardiólogo de Juan Domingo Perón. Y en los estantes de más arriba, como esperándote, la colección empastada de la Revista Clínica Española de Carlos Jiménez Díaz, de quien una vez me contaste llegaba a la visita de sala en el antiguo Hospital Central de Madrid haciendo el saludo fascista con el brazo derecho en alto y dando vivas a España.

Y más allá, entre los últimos, uno de tus primeros: el tratado de “administración científica” de Taylor y Fayol, testimonio de aquella fe compartida por tu generación médica en una atención a los enfermos en los hospitales asimilable a una línea de producción fordiana. Mucho te........

© Tal Cual