We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Jugando ajedrez con los cadáveres, por Fernando Mires

2 14 0
20.10.2019

@FernandoMiresOl

Cuando intempestivamente anunció la retirada de las tropas norteamericanas instaladas en el norte de Siria (6.10.2019) no pocos imaginaron que el anuncio correspondía con eso que los periodistas llaman, excentricidades de Trump. No obstante, los pocos que siguen con atención la política internacional de los EE UU han aprendido que el presidente no es tan disparatado como a él mismo le gusta aparecer.

De una manera u otra –lo hemos consignado en otros artículos– hay una línea Trump, una que se diferencia radicalmente de la de su predecesor Obama. En términos simples: mientras este último era intervencionista, Trump es un consumado aislacionista. Visto así el problema, no habría ninguna novedad en el frente.

Intervencionismo y aislacionismo han sido las dos líneas que han marcado la historia de los EE UU desde mediados del siglo XlX hasta nuestros días.

Trump no es una excepción a la regla pues se encuentra en estricta continuidad con la historia de su país en donde el intervencionismo y el aislacionismo han coexistido de modo alternado.

Trump es, si se quiere, un aislacionista radical. Tanto como lo fueron los padres de la patria: Payne, Washington, Jefferson. En la simple fórmula de este último, la política internacional de los EE UU debería basarse en “paz, comercio y amistad honesta con todas las naciones, sin forjar alianzas con ninguna”. Incluso la Doctrina Monroe (1823) considerada por muchos como abiertamente intervencionista fue con relación a las potencias europeas, aislacionista.

En las palabras de James Monroe: “En las guerras entre europeos, en asuntos que solo les conciernen a ellos, nunca hemos participado, porque no corresponde a nuestra política. Solo cuando nuestros derechos se vean dañados, o seriamente amenazados, será cuando nos resentiremos de nuestras heridas y haremos los preparativos para nuestra defensa”. Trump, al retirar las tropas de Siria dijo más o menos lo mismo, solo que de un modo menos elegante. Trump al fin es Trump.

El intervencionismo norteamericano es un neto producto de las conflagraciones bélicas a cuyas dos guerras mundiales EE UU acudió “con retardo”, recién a partir del momento en que sintió su soberanía nacional amenazada, viéndose obligado a romper el cordón aislacionista. A esa tradición, enraizada en los últimos confines de la historia norteamericana, pertenece Trump.

Lea también: ¿Lucha social o poder?, por Félix Arellano

Sus declaraciones emitidas........

© Tal Cual