We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Volvió sin odio

3 0 0
12.08.2020

11 Ago, 2020 | El 21 de marzo, de este año, publiqué un artículo titulado La fe nos trajo la lluvia, allí señalé que: en lo religioso, soy católico practicante, miembro directivo de una organización de la Iglesia Católica; en lo político y económico soy de tendencia liberal, sin contradicción entre ambas posiciones; también mencioné que la educación familiar me ha enseñado a respetar las distintas creencias de mis semejantes, ya sean estas, religiosas, económicas o políticas. Pensando en la diversidad de mis lectores, procuro, entonces, en mis escritos, no mezclar los santos con las limosnas, es decir, trato de mantener alejada la religión, de la política y de la economía. Sin embargo, en la destruida Venezuela de hoy, es muy difícil mantener totalmente asépticos estos temas, por eso, en esta oportunidad trataré un tema religioso, sin sacrificar la crítica política, por supuesto.

En el artículo de marzo, publicado en los albores de la segunda tragedia que nos constriñe en estos días, dije lo siguiente: “En un mundo cada vez más politeísta, procrastinador de la figura del Supremo Creador, no quiero causar polémica entre los adelantos técnicos utilizados para el tratamiento del coronavirus y el poder sanador residente en la oración, por el contrario, estoy convencido de que, la acción complementaria puede dar mejores resultados”. Hoy, cuando impotentes vemos sucumbir a nuestros seres queridos y amigos entre las fauces de una despiadada enfermedad, quiero rescatar el inmenso poder de la oración y la fe. Con el mayor respeto sugiero que, mientras esperamos con ansias los resultados de las investigaciones científicas, nos refugiemos bajo el techo del supremo creador. Pidámosle que ampare a nuestras familias, a nuestros amigos, a nuestros compatriotas, ya sea que vivan dentro o fuera del país........

© Sol de Margarita


Get it on Google Play