CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).–Todo ajedrecista en activo, que juegue torneos, quiere jugar mejor. Muchas veces enfrenta el problema sin ningunas bases, buscando estudiar lo que la intuición propia le dicta, pero en realidad sus esfuerzos tienen pocos resultados. Eso pasa porque es equivalente a querer salir de casa y no saber a dónde ir. ¿Qué camino tomar? Primero de todo es saber hacia dónde quiero dirigirme... sino ¿cómo?

Pues bien, mejorar en ajedrez no es tan difícil en términos de lo que hay que hacer, pero sí en lo que se refiere al tiempo a ocuparse en esa tarea. Alguien le preguntaba a Kasparov cómo podía mejorar si tenía poco tiempo para estudiar. La respuesta fue contundente: “no se puede mejorar si no se tiene tiempo para trabajar en su ajedrez”.

Lo que se necesita son dos cosas:

Un plan sobre qué estudiar

Tiempo y disciplina para seguirlo

Es común querer abarcar aperturas, medio juego, finales, partidas importantes, partidas de los grandes maestros, táctica, estrategia, etcétera. Hay que limitarse. Por ejemplo, hacerse de un repertorio de aperturas básico. Qué jugar contra e4 y d4, para empezar. Un repertorio se hace eligiendo la apertura o defensa que se desea estudiar y entonces, ir a las bases de partidas y elegir las mejores (de acuerdo al rating (Elo), por ejemplo). Recolectarlas y estudiarlas una por una. Mejor es aún ver partidas comentadas con las aperturas de nuestro interés. Las monografías de Chessbase ayudan mucho pues ya ellos se han encargado de elegir las variantes principales y comentar las partidas ilustrativas de estos inicios de partidas.

Si se trata de estudiar el medio juego, hay que hacer ejercicios de táctica. Hay decenas de libros (quizás cientos), con ejercicios de táctica. Hay N sitios web, como Ideachess (http://www.ideachess.com/), que contiene ya 100,000 ejercicios y además, se califican por rating. Si se quiere progresar, hay que usar tiempo de entrenamiento en la visión táctica, porque ahí se reflejan las maniobras típicas en ajedrez, más allá de las aperturas.

En finales, hay que aprender los finales básicos. Los de torres y los de peones. Vea la literatura -que es vasta- y elija uno o dos libros de finales. Sígalos metódicamente, aunque en ocasiones parezca sumamente aburrido.

Decida leer los libros “Mis Grandes Predecesores”, de Garry Kasparov. Empiece por el tomo 1 y siga la línea de tiempo histórica. Revise cada partida con atención. Trate de seguir las variantes. No se trata de acabarlos en tiempo récord. No, se trata de aprender de las partidas más importantes que Kasparov ya analizó para nosotros.

Hace unos años platiqué con Judit Polgar (bajo el escenario del encuentro internacional organizado por la UNAM), me di cuenta que no hay un método que los grandes jugadores siguen para mejorar y que nos es ajeno a la mayoría de los ajedrecistas. Ellos estudian como nosotros, con una sola diferencia: ellos estudian todo el día o muchas horas por día.

Así, si quiere ser mejor en ajedrez, debe trabajar muchas horas por día. En mi opinión, unas tres a cuatro horas por día, en un año, lo harán un muy fuerte jugador en primera fuerza. Habrá días que no quiera estudiar. Es normal, suele pasar. Si estudia un par de horas diarias y en una semana no puede estudiar más de dos días, no busque el fin de semana estudiar 6 u 8 horas para compensar, eso no sirve. Hay que ir metódicamente, con disciplina. Hay que construir su edificio de conocimiento ajedrecístico.

Desde luego que debe además buscar jugar en torneos. Pero como verá, todo esto lleva mucho, pero mucho tiempo. Los grandes jugadores, además de tener un talento fuera de serie, están muchas horas frente al tablero de ajedrez. No hay secretos ni fórmulas mágicas. Sólo estudio, trabajo constante y motivación para progresar.

QOSHE - Para verdaderamente mejorar en ajedrez - Manuel Lã³Pez Michelone
We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

Para verdaderamente mejorar en ajedrez

3 0 0
20.11.2022

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).–Todo ajedrecista en activo, que juegue torneos, quiere jugar mejor. Muchas veces enfrenta el problema sin ningunas bases, buscando estudiar lo que la intuición propia le dicta, pero en realidad sus esfuerzos tienen pocos resultados. Eso pasa porque es equivalente a querer salir de casa y no saber a dónde ir. ¿Qué camino tomar? Primero de todo es saber hacia dónde quiero dirigirme... sino ¿cómo?

Pues bien, mejorar en ajedrez no es tan difícil en términos de lo que hay que hacer, pero sí en lo que se refiere al tiempo a ocuparse en esa tarea. Alguien le preguntaba a Kasparov cómo podía mejorar si tenía poco tiempo para estudiar. La respuesta fue contundente: “no se puede mejorar si no se tiene tiempo para trabajar en su ajedrez”.

Lo que se necesita son dos cosas:

Un plan sobre qué estudiar

Tiempo y disciplina para seguirlo

Es común querer abarcar aperturas, medio juego, finales,........

© Proceso


Get it on Google Play