We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

¡ Tierra !… ¡ Tierra !…

5 1 1
12.10.2021

El marinero Rodrigo de Triana desde su ubicación en el “carajo” de la nave Santa María, fue el primero que divisó la tierra de la “ant-ilha” del mar de los Caribes en aquel viaje hacia el poniente de la mar océano que zarpó del Puerto de Palos, dos meses antes; de tal modo que su grito cerraba el episodio de “aventura incierta” en ese viaje y marcó el comienzo del torrente invasivo de la “Operación Nuevo Mundo”, con sus secuelas para la humanidad; tema sobre el cual habremos de conversar en otros momentos.

Tomamos ese grito en el sentido planetario que adquiere hoy, cuando hablamos de Tierra-Gaia, Pachamama, Tierra- sistema, Tierra- parcela cósmica, (“nuestra única y contaminada nave espacial” ¿lo recuerdan?). Tierra que nos pertenece en la medida que pertenecemos a ella, que es el modo como la vamos descubriendo en el asombro alegre que nos da esa conciencia de pertenencia planetaria al descubrirla. ¡ Tierra ! ¡ Tierra-Patria !, es hoy, grito de la humanidad en su nueva conciencia. El homo sapiens ya no debe intentar dominar la tierra sino preservarla y ordenarla en una dinámica de co-pilotear el mundo como nos plantea Edgar Morín.

Se impone el doble pilotaje Hombre/Naturaleza, tecnología/ecología, inteligencia consciente/ inteligencia inconsciente.

La Tierra debe dirigir por la vida, el hombre debe dirigir por la consciencia. Ya no se trata de señorear la tierra sino atenderla y entenderla, por eso el concepto del desarrollo, incluso bajo la forma atenuada de sostenible debe ser cuestionado.

Esta pandemia, junto a las crisis que cada día se manifiestan con mayores énfasis, muestra hasta dónde nos ha llevado la locura del homo sapiens/demens con su soberbia antropocéntrica y arrogancia tecnológica sobre el planeta, al punto que amenaza la vida, en especial la sobrevivencia de la especie humana; sin embargo también nos permite abrir oportunidades en la toma de conciencia que de ellas deriva.

Nos enseñan Edgar Morín y Anne Brigitte Kern en un libro de 1993, “Tierra-Patria”, (edit Kairós, Barcelona, 2005), que “hemos podido, casi simultáneamente, llegar a la posibilidad de varias tomas de conciencia complementarias. La toma de conciencia de la unidad de la Tierra (conciencia telúrica); la toma de conciencia de la unidad/diversidad de la biosfera (conciencia ecológica); la toma de conciencia de la unidad/diversidad del hombre en tanto ser humano (conciencia antropológica); la toma de conciencia de nuestro estatuto........

© Primicia


Get it on Google Play