We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

“Es la economía, estúpido” (segunda parte) la destrucción de Pdvsa

1 0 0
05.10.2019

En el artículo anterior de esta serie sobre economía, hablamos de los antecedentes y el nuevo cuadro de la situación política del país con el ascenso del madurismo al poder, cómo se fraguó el “golpe de timón” del gobierno hacia la derecha y cómo los ministros del área económica del gobierno del presidente Chávez fuimos apartados del gobierno y de la conducción económica del país.

A partir de allí maduro y su grupo de poder han arremetido contra el legado y la obra del presidente Chávez, producto de los nuevos intereses económicos en el poder y la posición política del madurismo de “diferir” la revolución bolivariana, lo que finalmente ha desembocado en una negación a los objetivos históricos del Plan de la Patria, una gigantesca traición al pueblo venezolano.

Aunque parezca extraño, muchas de las acciones económicas del madurismo, los terribles y costosisimos errores de sus decisiones u omisiones tienen su origen y causa en una gigantesca irresponsabilidad e incompetencia para el manejo de los asuntos de Estado, mientras en otros casos, como el petrolero, su profunda ignorancia en el tema y la prevalencia de intereses mezquinos, personales, económicos, por sobre los más sagrados intereses del país.

Degollaron la gallina de los huevos de oro, acabaron con PDVSA y, en consecuencia, al destruir la única fuente de ingresos de divisas en el país, hicieron colapsar la economía y nos llevaron a este abismo. Acabar con PDVSA es como darse un tiro en el pie. maduro, al perseguir a los trabajadores, “purgar” a los dirigentes del periodo Chávez-Ramírez en la industria y destruir a PDVSA cometió su más grave error político, arrastrando a la economía y a todo el país a este desastre, haciendo inviable su modelo, lo que, finalmente, lo sacará del poder.

Este ha sido un tema que he abordado en muchos de mis artículos y reflexiones. La razón, está obviamente vinculada al hecho de que dediqué 12 años de mi vida a dirigir la empresa y el sector, pero, además, y más allá del afecto y el apego, del amor que siento por nuestra empresa, porque resulta obvio que PDVSA y la política petrolera es el centro, el corazón de nuestra economía. Eso lo entendía Chávez, lo entiende todo el mundo, … menos maduro.

Venezuela es un país petrolero, estúpido.

Somos un país petrolero por excelencia. Nuestra producción de petróleo se remonta a más de 100 años como lo recordamos en su oportunidad desde el pozo Zumaque, allá en Mene Grande, en nuestro golpeado Estado Zulia.

Hasta 1970, con el surgimiento de la explotación petrolera de los países del Golfo, fuimos el principal exportador de petróleo del mundo, miembro fundador de la OPEP junto con Arabia Saudita, Irak, Irán y Kuwait; el quinto productor de petróleo de la organización hasta el año 2012.

Aunque en el periodo de las transnacionales, estas se llevaron miles de millones de barriles de petróleo del país, hasta el año 2005, nuestras reservas remanentes eran de 80 mil millones de barriles de petróleo. Luego, con el inicio en el 2005 del proyecto “Magna Reserva” y la nacionalización de la Faja Petrolífera del Orinoco, en 2007, logramos certificar con la Ryder Scott, hasta 297 mil millones de barriles de petróleo crudo, reservas que logramos que la OPEP y todo el mundo reconocieran en el año 2012. Es decir, por azares de la geología y del proceso de formación del planeta, nuestro país concentra las reservas de petróleo más grandes del planeta (303 mil millones de barriles) y la sexta reserva de gas (225 billones de pies cúbicos) del mundo.

El 25,5% de las reservas de petróleo de la OPEP y el 18,3% del mundo están en Venezuela. Poseemos la mayor concentración del mundo de hidrocarburos, petróleo y gas, el recurso natural más importante para el desarrollo económico; el recurso natural fundamental para la seguridad energética y estratégica de la economía mundial.

Entonces ¿por qué o a cuenta de qué nuestro pueblo tiene que renunciar a esta extraordinaria posibilidad de desarrollo? ¿Por qué el madurismo proclama que “se acabó el modelo rentista petrolero”, mientras al mismo tiempo, arrasa con los minerales del Arco Minero, profundizando aún más el modelo extractivista que se suponía debíamos superar?

La posición del madurismo de renunciar al petróleo es la misma posición de los promotores de la Apertura Petrolera, ahora reeditada en el “plan país” de la oposición. Haber destruido a PDVSA y arrasar con........

© Panorama