We use cookies to provide some features and experiences in QOSHE

More information  .  Close
Aa Aa Aa
- A +

La ilusión democrática del debate

4 0 0
02.05.2019

Después de haber visto el primer debate entre los principales candidatos a la presidencia de España, Puka Reyesvilla decía en su columna del 26 último, “Envidia -no del todo sana- es lo que sentí ante […] una práctica democrática, que […] fue proscrita del escenario político-electoral” . Si hubiese visto el bochornoso segundo debate, se hubiese lamentado menos.

El debate entre los candidatos es ciertamente una parte obligada de los rituales democráticos que nos consuelan cuando los demás fundamentos flaquean. Sin embargo, es necesario reconocer que, si en democracia los electores deberían votar por programas y por la capacidad de gobernar de los candidatos, es muy poco lo que se puede sacar en limpio de un debate, excepto la habilidad retórica e histriónica de los candidatos.

Pero analizar desempeños pasados y programas -que es lo que todos deberíamos hacer en democracia- no sólo da demasiado trabajo, sino que los propios programas no pasan la prueba de la coherencia, y la mayor........

© Página Siete